¿Ya has decidido el tipo de cámara que necesitas? Si aún no lo tienes claro o no leíste mi último artículo, te doy otra oportunidad. Pero si ya lo tienes claro, ¡no cantes victoria todavía! Aún queda la tediosa tarea de elegir la cámara definitiva, y mi misión ahora va a ser intentar deshacer esa nube que no te deja verlo claro. Lo que te voy a contar es válido para todo tipo de cámara, incluídos los smartphones, aunque te advierto que no soy un experto en la terminología y tecnología fotográfica, así que es posible que la información no sea del todo precisa, aunque creo que sí te será igualmente útil para tomar una decisión. No te tomes el texto que sigue como una verdad absoluta. 😉

Una de las características que determina la calidad de una cámara es indiscutiblemente el sensor, ese elemento electrónico rectangular que capta la luz y la convierte en imagen, lo mismo que hace la película en las cámaras de carrete. Y la calidad se mide en megapíxeles y nivel de ruido aceptable. Los píxeles son unos minúsculos puntos que captan la luz. Si miras ahora la pantalla con una lupa, cada uno de esos puntos luminosos que es diferente de los que le rodean es un píxel, y un megapíxel (a partir de ahora lo llamaré Mpx) es aldededor de un millón de estos puntos. Cuantos más píxeles en menos espacio más nítida es la imagen. Si coges un catálogo de cámaras es bastante normal encontrar cámaras a partir de 12 Mpx, y mucha gente dice que eso ya es una barbaridad, que para imprimir una foto en 10×15 basta con 2 Mpx. Y tienen razón. Pero también es verdad que cuantos más Mpx tiene una imagen más puedes recortarla en trozos más pequeños sin perder calidad, cosa muy útil cuando no tienes suficiente zoom. Asi que ya sabes, cuantos más Mpx mejor.

Cuanto más juntos están los píxeles más puede interferir uno a sus vecinos

Ahora bien, todo lo bueno tiene su precio, y es que cuanto más juntos están los píxeles más puede interferir uno a sus vecinos. Esto es lo que se llama ruido fotográfico y es lo que hace que nuestras fotos nocturnas o con poca luz parezcan una macedonia de frutas de colores. Dicho de otro modo, meter muchos Mpx en poco sitio no es del todo bueno. Por lo general, los sensores de los smartphones y de las compactas son los que peor lo llevan porque son los más pequeños. Por eso no van muy bien con poca luz. Para determinar qué cámara tolera mejor el ruido hay que mirar sus especificaciones y ver el ISO máximo (sensibilidad del sensor), y tener en cuenta que para sacar fotos decentes no podrás pasar de la cuarta parte de ese máximo. Es decir que si te dicen que una cámara llega a ISO3200 será mejor que no hagas fotos a más de 800, al menos referido a compactas. Para que te hagas uns idea, ISO800 sería para una habitación con luz natural de una ventana o artificial de una lámpara. Las réflex y mirrorless suelen tener mejores valores ya que para los mismos Mpx los sensores son bastante más grandes. Aquí puedes intentar hacer fotos al ISO máximo y algunas salen con un nivel de ruido aceptable. Dentro de estos tipos de cámaras es obvio que las de formato 4/3 o micro 4/3 (Olympus, Panasonic, Samsung, etc.) al ser las que tienen el sensor más pequeño tienen más ruido que las de FF (full frame o tamaño completo), pero ya estamos muy por encima de las compactas.

Un mal objetivo puede generar distorsiones en la imagen, aberraciones cromáticas en los bordes, mala definición de color y muchos otros efectos indeseables

Otro factor importante en cuanto a la calidad de las fotos finales es el objetivo, que son los cristales por los que pasa la luz. Un mal objetivo puede generar distorsiones en la imagen, aberraciones cromáticas en los bordes, mala definición de color y muchos otros efectos indeseables. Si nos vamos a comprar una cámara de objetivos intercambiables no nos tiene que preocupar esto por ahora, pero si ha de ser una compacta on una bridge, el objetivo lo tendremos puesto toda la vida. Los mejores cristales son sin duda los Leica que montan algunas Panasonic y los Carl Zeiss de algunas Sony. El resto de marcas tienen objetivos de más o menos calidad.

Y ya que nos hemos puesto con las marcas, aquí la elección es más compleja, porque a mi modo de ver no hay unas marcas mejores que otras. Todas son buenas en su parcela. Aquí casi influye el gusto de cada uno. En compactas casi todas son igual de buenas, y lo que nos puede decantar hacia una u otra suele ser el precio. Para mí personalmente las mejores son Canon y Sony, seguidas de Panasonic. En cuanto a las réflex y mirrorless, como parte de la calidad recae en los objetivos que se monten y estos pueden ser de diversos fabricantes, los factores a tener en cuenta para elegir marca son otros, y suelen representar un hándicap para el comprador. El principal es la montura, el sistema que emplea cada fabricante para acoplar unos objetivos concretos. Olympus fue el primer fabricante que adoptó el formato 4/3 (cuatro tercios), con un sensor de proporciones como las antiguas pantallas de TV (4 unidades de ancho por 3 de alto) y que coinciden también con las compactas y los smartphones. Además ese sensor tiene aproximadamente 1/4 de la superficie de un negativo de 36mm (tamaño de referencia). Al ser más pequeño el sensor también son más pequeños los objetivos. Los fabrica principalmente Zuiko y son realmente buenos, y por ello también caros. Otros fabricantes que usan este sistema son Panasonic, Leica y Sigma entre otros. Canon tiene la montura EF, herencia de la famosa gama de cámaras “analógicas”, al igual que Nikon tiene montura F de su mitica gama F. Permiten acoplar objetivos antiguos de sus correspondientes monturas (otra cosa es que funcionen al 100%). Sony compró todo el negocio de fotografía de Konica/Minolta y adoptó su montura, la A, que utiliza hoy en día sus gamas réflex de espejo normal y espejo translúcido. Además para complicarlo todo un poco más ha creado otra montura, la E, incompatible con la A, y que es la que usa su gama mirrorless. Al margen de todas estas diferencias, elegir uno u otro sistema dependerá de tí, de lo que te aconsejen, o de lo que te diga el corazón.

Si quieres o necesitas consejos, que te los dé alguien que haga fotos, no que venda cámaras

¿Cómo lo llevas? No me extrañaría que a estas alturas estuvieras más confundido. Pues cuando finalmente tengas una idea bastante clara de lo que quieres, llega la hora de comprarlo, o al menos de saber cuánto te va a costar y dónde lo vas a comprar. Vas a ver precios muy dispares de la misma cosa en diferentes sitios. Como el mercado se mueve a velocidad de vértigo, es posible que te quieran vender una cámara descatalogada a precio de salida al mercado. Lo primero que tienes que hacer es ir a un sitio donde te dejen tocar las cámaras, generalmente al sitio donde van a comprar los que no son tontos (dicen). No podrás hacer fotos pero sí sostener la cámara en tus manos, ver qué bien te sienta, y todas esas cosas que no se pueden hacer por internet. Si te viene el vendedor a comerte la oreja, déjale que lo haga, que para eso le pagan y le harás contento, pero no compres aún, es más, no tengas en cuenta nada de lo que te diga, ni aunque pretenda desviar tu atención hacia otros modelos. Por una oreja entra… y por la otra sale. Si quieres o necesitas consejos, que te los dé alguien que haga fotos, no que venda cámaras. Una vez tengas claro la cámara y conozcas su precio toca buscar la mejor oferta, que suele encontrarse en Internet. Hay un sinfín de tiendas que venden por la red, y todas son bastante fiables, tanto en el mercado nacional como en Andorra y Canarias con transporte a la peninsula. Los más valientes se atreven a comprar en EE.UU. y hasta en Asia. Es famosa la tienda de eBay del “chino José” (buscad en Google) con unos precios que cuesta creer… pero que es totalmente de fiar.

Hay mucho fotógrafo y geek que sí necesita tener lo último de lo último o que cambia de marca, y pone a la venta su anterior equipo, que suele estar en un estado óptimo

Por último recordarte el mercado de segunda mano que te mencioné en el anterior artículo, sobre todo en gamas réflex y mirrorless y si no necesitas estar a la última. Hay mucho fotógrafo y geek que sí necesita tener lo último de lo último o que cambia de marca, y pone a la venta su anterior equipo, que suele estar en un estado óptimo. Es un buen punto de partida, y además el vendedor te puede dar algunos consejillos útiles.

Si te parece bien, en la próxima entrega te hablaré de objetivos, esa cosa cilíndrica y alargada, símbolo de poder (y algunos hasta virilidad), que ruborizará tu cuenta corriente y te causará problemas en casa.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: