Odio tener que sacar dinero en los cajeros cuando la mayoría de las veces puedo pagar la compra del supermercado de confianza BonPreu, el ticket del metro de Barcelona T-10 o hasta un helado Sundae del McDonald’s con la tarjeta del banco.

Pero imagínate, por un momento, que mañana prohibieran el efectivo y SOLO pudieras utilizar tarjetas bancarias.

Estaríamos sometidos al control férreo del estado ya que podría rastrear cualquier transacción que se hiciera. Sería un sueño hecho realidad para Montoro que se frotaría las manos al ver relucir muchas operaciones que se realizan en la economía sumergida e ilegal con billetes de 500€, mayormente.

Aumentaría la base imponible por lo que aumentaría, a su vez, la recaudación del Sr. Estado. Por poner un ejemplo, el sexo de pago, según la patronal de locales de alternes, podría facturar unos 18.000 millones de euros anuales que al 30% viene a ser una cifra nada desdeñable de 6.000 millones.

Aunque la eliminación del cash se tendría coordinar entre los estados miembros del mundo desarrollado. Si no fuera así, podría haber una avalancha de europeos utilizando el dólar para realizar sus compras. Excluyo a los países en desarrollo ya que mucha de su población, con escaso poder adquisitivo, no tiene acceso a servicios bancarios y generaría un casta económica inferior. Al igual que todos aquellos inmigrantes ilegales que cruzaran nuestras fronteras, como esta sucediendo en Europa. No se les podría pagar el sueldo de manera plastificada.

Otro aspecto diferencial sería la perdida al derecho de la intimidad. Nuestra vida quedaría registrada en un servidor y sería una fuente de información muy codiciada para directores de marketing y crakers (criminal hackers). Si no, refresca la memoria sobre la cantidad de información que han sacado de los 30 millones de clientes de la empresa Ashley Madison que se dedicaba principalmente a buscarte un amante. En haveibeenpwned puedes saber si tu pareja era uno de sus clientes.

En relación a los bancos, ¿tendrían que aceptar a todos y cada uno de nosotros? Se podría cuestionar aunque lo que si sería rotundo es una nueva oleada de despidos de todos aquellos cajeros que se dedican todo el día a truncar cheques, dar la pensión a los jubilados cada día 25 o 30 según el banco y plegar a las 3 de las tardes sin hacer tareas comerciales.

Pero aún se le puede ver otro inconveniente. Y es la dependencia a la electricidad. Sería muy duro para mí no poder realizar mi pedido de comida a domicilio a JUST EAT porque una subestación de Endesa deja sin luz a unos cuantos abonados de Barcelona.

Así que después de comentar algunos inconvenientes, seguiré utilizando mi tarjeta por pereza a ir al cajero y que encima me cobren comisión por disponer de mi efectivo.

pd: El mundo que ideó Orwell en 1984 se podría quedar corto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: