En música, cuando un conjunto de sonidos se percibe como desagradable para nuestros oídos decimos que hay una disonancia. Pues, de la misma manera sucede cuando la ética y el objetivo comercial se conjugan en el banco.

 

Vamos a justificarlo para dar consistencia a dicha disonancia financiera:

 

El termino asesor comercial hace referencia a aquella persona que se sienta contigo para ASESORARTE en tus finanzas. Entonces, ¿por qué mucha gente piensa que le “colocan” productos financieros?

 

Porque la banca retail (La de estar por casa / La banca que se realiza en las oficinas de cada calle de tu ciudad o pueblo) distribuye productos que en la mayoría de las veces son ellos quienes los fabrican. A veces son muy complicados y compran la materia prima a otros bancos de inversión. Tan variopintos como un fondo de inversión marca de la casa, una imposición a plazo fijo con preferentes, acciones y deuda de la propia entidad…

 

No es rara la vez que se presiona a los asesores a colocar las necesidades de financiación de la entidad de turno vía preferentes como muchos bancos y cajas, ampliaciones de capital como la última del Santander y OPV’s, manera de financiarse pidiendo dinero en el mercado primario de la bolsa, como la de Bankia.

 

Son los clientes quienes depositan su confianza en ellos y la buena gestión de su dinero. Si a esto lo aderezamos con una falta de formación, a consciencia, para que no tengan una amplia visión de lo colocado y una financiación relativamente asequible para hacer acopio de esos productos financieros estrella, el resultado es bastante rocambolesco.

 

Una posible, solución a la británica, sería separar el emisor de deuda del distribuidor de la misma como ya ocurre en el Reino Unido.

 

Lo triste es que se llega a generar síndrome de Estocolmo ya que hay una retención en contra de la voluntad del cliente vía comisiones y la venta cruzada de productos para que sea más difícil el cambio de identidad. Y esta reacción psicológica se ve afectada por la paupérrima cultura financiera que se tiene en general. Es hipócrita que actualmente se hagan sesiones en colegios sobre cultura financiera financiadas por el sector bancario. Será adoctrinamiento? Espero que no sirva para que los inversores asuman más responsibilidad con la excusa de habernos educado financieramente.

 

Y en un mundo donde los niños se divierten con videojuegos, qué mejor manera que disfrutar aprendiendo con el Banco de Juegos Gepeese de la CNMV y el Banco de España.

 

Imagen de Ariel Skelley en Getty Images

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: