San Marino celebrando su primel gol como visitante en 14 años contra Lituania (Crédito: PETRAS MALUKAS/AFP/Getty Images)

 

El otro día haciendo zapping paré un momento en el “apasionante” España – Eslovaquia de clasificación para la próxima Eurocopa de fútbol, y me di cuenta de lo cada vez menos atractivos que son los partidos de selecciones nacionales, o como mínimo los que no son de fase final o no juegan las “grandes”.  Para muestra un botón, y es que éste, en principio, era un partido clave para la selección española, se jugaba en una ciudad en la que la selección llevaba 8 años sin jugar y el estadio estaba medio vacío….aunque también cabe decir que si los españoles somos buenos en un deporte es en “subir y bajar del carro” según se gane, se pierda o las modas, pero de eso ya hablaremos en otra ocasión que nos vamos del tema.

 

En teoría, el fútbol de selecciones debería ser atractivo por ser más “puro” y menos negocio que el de clubes, pero la realidad es que se ha convertido en un negocio más y el globo se ha inflado hasta que no da más de si.  Los partidos internacionales suponen cada vez más un “estorbo”, no enganchan y el modelo de competición es poco atractivo, por lo menos en lo que a fases de clasificación se refiere (por no hablar de los amistosos). En mi opinión, hay demasiado partido infumable, las fases de clasificación comienzan dos años antes del torneo en si, son inacabables y con mayoría de duelos descafeinados entre equipos todopoderosos y otros prácticamente amateurs.

 

El sinsentido aumenta si además cada vez se amplía más el número de equipos que se clasifican como se está haciendo. Para la próxima Eurocopa de 2016,  por ejemplo, se van a jugar 260 partidos (más los de repesca), y todo ¿para qué?…… para eliminar a sólo 29 equipos de un total de 53, y además el 90% ¡siempre son los mismos!…. ¿260 partidos para decidir que San Marino, Liechtenstein, Andorra o Islas Feroe no van a jugar la Eurocopa?… es emocionantísimo!.

 

¿Alternativas o mejoras?  pues copiar otros deportes. En baloncesto las selecciones que hacen buen papel en un campeonato (las “buenas”) ya consiguen plaza directa para el siguiente y los preeuropeos y demás torneos de repesca, se juegan igualmente en verano de forma más o menos rápida y fuera de la temporada de clubes. Otro ejemplo es la Copa Davis de tenis en la que hay diferentes niveles con ascensos y descensos de categoría y es más dificil que se den enfrentamientos tan desigualados.

 

Sólo son algunas ideas mientras seguimos viendo esos interesantes y nada típicos reportajes sobre el portero panadero de Malta, el delantero fontanero de Luxemburgo, etc… y  el interés por estos partidos acaba en la papelera de reciclaje a punto de ser vaciada.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: