Botox, ácido hialurónico, vitaminas, etc.
Hoy en día nos inyectamos cual #pavonavideño. Hombres y mujeres y viceversa nos estamos afiliando a la moda de las inyecciones, ya sea por belleza o sexo. No tenemos suficiente con sujetadores con relleno o productos afrodisíacos. Ahora queremos sentir el pinchazo de las novedades. Mr.Grey nos ha enseñado que hay placer en el dolor pero, hay cirujanos que también quieren aportar su granito de arena.

Veamos, las mujeres buscan sentirse mejor con su pecho. Pero no todas aquellas que quieran lucir una talla más de sujetador necesitan pasar por quirófano. En Estados Unidos, se está dando una alternativa que cuenta con cierta acogida: las inyecciones de suero fisiológico. Esta medida consiste en inyectar suero (agua con cloruro de sodio) debajo de la piel, lo que provoca un aumento del pecho como resultado de la absorción del suero por parte de las células de la mama. Sin embargo, esta técnica es temporal, “ya que el organismo tarda unas 24-48 horas en reabsorber el suero”.

¿Tetas gordas por un día?

La verdad, estaría bien si fuera un tratamiento de precio reducido pero, entre éste tratamiento y una operación de cirugía plástica (que es permanente) hay una diferencia de poco más de unos 2.000 €. Ya sé que una cosa es a nivel ambulatorio y la otra es una operación pero, diremos que sólo está al alcance de unos pocos.
¿Y qué dirá el tío que te haya conocido el día anterior? ¡¡¡Vaya pedal lleva ayer!!!

Recordad, primero se llevaba lo natural, luego las curvas, más tarde la delgadez. Ahora Barbie y Ken en versión #choni.

Bueno, los hombres no quieren quedarse atrás en este tema. Han querido suplantar a la conocida “Viagra” por inyecciones en el pene para tener erecciones.
Muchos urólogos (médicos especializados en las afecciones genitales y del tracto urinario) enseñan a los hombres cómo inyectar en sus penes los medicamentos que causan la erección. Una aguja muy delgada es usada para inyectar el medicamento en el costado del cuerpo del pene unos minutos antes de comenzar la actividad sexual. La combinación de la excitación sexual junto con el medicamento ayuda a producir una erección más rígida y de mayor duración.
Las inyecciones en el pene conforman el tratamiento más seguro de surtir efecto para el tratamiento de la disfunción eréctil, siendo eficaz en alrededor del 80 al 90% de los hombres que toman este tratamiento. Muchos hombres se muestran indecisos de probar con estas inyecciones debido a que temen que serán muy dolorosas. Sin embargo, es una molestia mínima.

Las inyecciones en el pene son eficaces, pero pueden provocar efectos secundarios, por lo cual, la primera inyección suele realizarse en el consultorio médico. En raras ocasiones puede que algunos hombres no consigan que su erección #cese. De ser así, el hombre requerirá de atención inmediata en la sala de emergencias en un centro de atención médica. Puede que algunos hombres desarrollan cicatriz en el tejido esponjoso del pene después de la aplicación de muchas inyecciones.

Yo no sé vosotros però, a mi no me gustan nada las agujas. Casi que prefiero no follar a…..perdón, que se pincha él.

¡¡¡Viva las inyecciones!!!

Hoy os paso la receta del pollo inyectado, para no cambiar de tema. Espero que os guste!

INGREDIENTES

1 pollo entero y limpio de 2,4 kg aproximadamente
1 lata de cerveza rubia
pimiento picante seco
granos de mostaza
ajo en polvo
pimentón dulce
pimienta negra
cominos
jengibre en polvo
100 gr. mantequilla
Zumo de la mitad de un limón

PREPARACIÓN
1. Poner una cucharadita de todas las especias en un mortero y triturarlas.
2. Mezclar la mantequilla derretida con el zumo de limón y 1 cucharadita de las especias.
3. Con ayuda de una jeringuilla alimentaria, ir absorbiendo la mezcla de mantequilla, limón y especias e ir inyectándolo por las distintas partes del pollo.
4. Abrir la lata de cerveza, vaciar la mitad (bebérsela a ser posible) añadir un cucharadita de la mezcla de especias, reservar.
5. Con lo que quede de la mezcla de la mantequilla, mezclar con el resto de las especias y embadurnar por completo, por dentro y por fuera el pollo.
6. Colocar con cuidado la lata en el centro de una bandeja de horno y “sentar” en pollo en la lata, introduciendo poco más de la mitad, de modo que el pollo nos quede “de pie”.
7. Metemos el pollo al horno pre calentado a 160º durante unos 80 minutos con la función ventilador.
8. A media cocción dar la vuelta al pollo. Cuando esté bien dorado, retirar, trocear y servir.

¡¡Voilà, a comer!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: