Después de todo lo que hemos visto acerca de las reglas de composición y los modos de disparo, nos ponemos a hacer fotos como un #pro. Cogemos a nuestro modelo (pareja, hijo, gato o muñeco), lo disponemos en un escenario, ponemos la cámara en modo A o M, y enfoque puntual (AF-S) porque queremos controlar el enfoque, abrimos el diafragma al máximo para desenfocar el fondo y encuadramos situando la mirada o la cara del retratado en uno de los puntos de interés de la regla de los tercios, arriba a la izquiera o arriba a la derecha según hacia donde mire el modelo. Si disparamos en modo M miramos lo que nos indica el exposímetro para ajustar la velocidad para la exposición correcta. Cuando ya lo tenemos todo listo y el modelo se impacienta (si es muñeco no lo hará), pulsamos el disparador hasta la mitad para enfocar y ¡MEEEC!: se enfoca el fondo y el modelo queda desenfocado. ¿Qué está pasando? Pues que en el modo AF-S la cámara siempre enfoca al centro, y en el centro del encuadre está el fondo. En la foto que ilustra este artículo estaría enfocada la arena de detrás de la vela y el mar al fondo, y la vela saldría desenfocada.

Tenemos tres opciones para solucionar el problema:

  1. Usar enfoque manual, y debería ser la mejor opción porque tienes el control absoluto y en el visor controlas exactamente qué estás enfocando, pero es más lento y muchas veces el visor no tiene suficiente fidelidad. Las cámaras nuevas con visor electrónico tienen una función que se llama “focus peak” que te resalta de un color lo que está enfocado. Es una maravilla, pero yo no dispongo de ella.
  2. Seleccionar el punto de enfoque. Las cámaras tienen entre 9 y un mogollón de puntos de enfoque, y tú puedes elegir el que quieres usar en cada momento, normalmente con los botones de navegación que hay a la derecha del LCD o con una especie de joystick pequeñito que se controla con el pulgar derecho. También es lento, y cada vez que cambias de encuadre tienes que mover el punto de enfoque. Y si tienes pocos puntos de enfoque no siempre encuentras uno de ellos en el punto exacto que necesitas.
  3. El reencuadre. Es la técnica más rápida y la que uso siempre. Consiste en encuadrar la imagen como tú quieres, mover el centro al punto que quieres enfocar, pulsar para enfocar, y sin soltar el botón volver a mover la cámara al encuadre original. Con todo esto hecho acabas de pulsar el botón al fondo. Y ya está. Fácil y rápido, ¿no?

Cuando mueves la cámara en el reencuadre y enfocas otra zona, la luz que se mide es la de esa zona, y al volver a la posición inicial bloqueando el enfoque también estás bloqueando la medición de luz

Pero todo lo fácil tiene alguna contrapartida que dificulta las cosas. Como expliqué en el artículo de los modos de disparo a la hora de hablar de la medición de luz, independientemente del modo de medición elegido (puntual, ponderada o evaluativa), la cámara siempre toma el centro de la imagen como referencia, así que cuando mueves la cámara en el reencuadre y enfocas otra zona, la luz que se mide es la de esa zona, y al volver a la posición inicial bloqueando el enfoque también estás bloqueando la medición de luz, con lo que la foto no saldrá como debería. En modo M no es problema porque la velocidad ya la has ajustado según la medida del encuadre original, pero si lo haces en modo A (o S) y la escena tiene diferencias de luz importantes puede estropearte la foto, haciendo que quede subexpuesta o sobreexpuesta.

15517031032_d1b302611e_nEn la parte trasera de la cámara, cerca de donde solemos tener el pulgar hay un pequeño botón que suele poner AEL (y a veces también AFL). Es el botón de bloqueo de exposición o bloqueo de enfoque (cuando pone AFL, que es configurable). Yo siempre lo tengo en bloqueo de exposiciòn, que si no me equivoco es la opción que viene de fábrica. Pues bien, ese botoncito nos salva la papeleta, porque si lo pulsas sin soltarlo bloquea la medición de la luz, y puedes cambiar el encuadre que la cámara disparará con la configuración para esa cantidad de luz. Sabiendo esto, el reencuadre pasa a ser así:

  1. Con el encuadre listo, pulsas AEL.
  2. Sin soltar AEL mueves el punto central de enfoque y pulsas el disparador sólo para enfocar.
  3. Sin soltar el disparador ni AEL vuelves al encuadre inicial y disparas.

Si estás con medición puntual y la luz no está en el centro, tienes que añadir un movimiento más al principio, o sea, con el encuadre listo mueves el centro a la luz y pulsas AEL, y luego vas a paso 2. Puede parece un poco rollo, pero enseguida le pillas el tranquillo, y cuando están haciendo un #shooting en exteriores la gente te verá como todo un #pro y las modelos harán cola para que les hagas fotos.

Cuando enfocas reencuadrando el enfoque está fijado a una distancia concreta, y cuando vuelves al encuadre original el punto enfocado puede quedar a otra distancia

Por último decirte que el reencuadre puede estar contraindicado con diafragmas muy abiertos (por debajo de F/2.8), o lo que es lo mismo profundidades de campo muy cortas, sobre todo cuando el modelo está muy cerca. ¿Por qué? Porque cuando enfocas reencuadrando el enfoque está fijado a una distancia concreta, y cuando vuelves al encuadre original el punto enfocado puede quedar a otra distancia, con lo que te puede salir desenfocado. Es lo que llaman el “error de coseno“. No es tan exagerado como en el gráfico de abajo, pero puede implicar una variación de algún centímetro para un diafragma muy abierto o en un macro. A mí nunca me ha pasado, o no lo suficiente como para que se notara. De todos modos en estos casos mejor usar los otros 2 métodos, el enfoque manual o seleccionar el punto sin reencuadrar.reencuadre-error-de-coseno

Espero que el consejillo de hoy te haya servido de utilidad. Si tienes o conoces algún otro truco para resolver estas situaciones, puedes añadirlo en comentarios. Me gusta aprender de las aportaciones de los demás, porque así es como más y más deprisa aprendemos.

 


  • Foto de portada: “Vela al viento”, por mí bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0
  • Foto del botón AEL de Hideya HAMANO en Flickr bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0
  • Gráfico del error de coseno del blog “Aprendo fotografía” de Alberto Moral.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: