En esta sociedad tan consumista en que vivimos no paramos de comprar cosas y de acumular objetos que ya no nos son inútiles. En ocasiones nos vemos en la oblicación de #vender un piso o un coche porque hemos cambiado a mejor o porque nos ha quedado grande y tenemos otras necesidades. También puede que tengamos habilidades con las manos y querramos dar una salida a todas las #manualidades que se amontonan en la habitación, o que seamos chefs en potencia y nos interese compartir nuestras recetas de cocina en Internet. En todos estos casos vamos a poner algo a la venta, e internet es el mayor centro comercial o escaparate para ello, por el ámbito que abarca, por el nivel de especialización al que se puede llegar, y sobre todo porque es gratis o muy barato.

Existen docenas de aplicaciones y cientos de webs de venta de #segundamano. En todas ellas basta con registrarse y empezar a vender. En el caso de las manualidades o las recetas de cocina, como es más un tema de producción propia, te puede interesar ofrecerlas en un blog, que también los hay gratis o con cuotas muy asequibles. Elijas el medio que elijas, tus artículos deberán tener una descripción y unas imágenes de apoyo. Y las imágenes cobran una vital importancia porque los posibles compradores o interesados no van a tener otra cosa para poder ver cómo es lo que estás ofreciendo. Es por ello que vas a tener que poner mucho esmero en hacer las fotos que vas a utilizar, porque de ello va a depender el éxito.

No se trata de engañar ni de hacer aparentar lo que no es sino al contrario, las fotos han de ser lo más fieles posible a la realidad

Como ya sabes, yo soy un simple aficionado a la fotografía, pero también soy un comprador de cosas, y por ello me veo con el criterio suficiente para poder darte unos consejillos para hacer unas fotos que vendan, o al menos cómo las haría yo. No se trata de engañar ni de hacer aparentar lo que no es sino al contrario, las fotos han de ser lo más fieles posible a la realidad, pero a la vez deben resaltar las cosas buenas de lo que ofreces y sobre todo la belleza, deben ser fotos bonitas.

Si vendes un piso o una casa

  • Haz las fotos en un día bien soleado, sobre todo las de los exteriores
  • Los lugares que vayas a fotografiar tienen que estar bien limpios y ordenados.
  • Utiliza un objetivo gran angular que no distorsione, nunca un ojo de pez,
  • Evita el flash en los interiores. Sube las persianas pero si hay sol directo no abras las cortinas.
  • Ajusta en la cámara el ISO más bajo. Si la luz es insuficiente, utiliza trípode para exposiciones más largas.
  • Si no tienes luz natural utiliza las lámparas que haya en la habitación.
  • Evita los contraluces en las ventanas.
  • Si no te queda más remedio que usar flash, usa uno externo y rebotado al techo.
  • Cuida el balance de blancos de la cámara, y ajústalo para cada tipo de luz que haya. A malas dispara en RAW para ajustarlo en la postproducción.
  • Intenta abarcar toda la habitación en la foto desde el rincón que ofrezca una mejor vista.
  • Haz las fotos a la altura de la vista, nunca más abajo ni más arriba. Si haces una foto desde un nivel más bajo tiene que ser para resaltar algún detalle en el techo.
  • SI hay manchas de humedad o desperfectos que puedan salir en la foto, evítalos en la medida de lo posible pero menciónalos en la descripción, y si quieres haz alguna foto en detalle.

Si vendes un coche o una moto

  • Haz las fotos en exteriores, mejor en un lugar despejado donde no se vea ningún otro vehículo o elemento que pueda distraer. Un aparcamiento vacío o una explanada amplia. Evita fotos en un garaje.
  • Evidentemente procura que sea un día radiante.
  • El vehículo tiene que estar bien limpio y brillante. Si puedes trata también los neumáticos con productos de limpieza que dan brillo a la goma que usan los concesionarios.
  • No es necesario un gran angular como en el caso de los pisos. Basta una focal en que quepa el vehículo entero.
  • Si puedes utiliza un filtro polarizador para matar o destacar los brillos y reflejos, según l10150382904_1180a93fbd_bo que te interese.
  • En el caso de un vehículo de cuatro ruedas yo haría 4 fotos en que salga el vehículo entero, una desde cada esquina, y a dos alturas. Por ejemplo desde la esquina delantera derecha a nivel de parachoches, desde la delantera izquierda a nivel de la vista, desde la trasera izquierda a nivel de parachoches, y la última a nivel de la vista. Con eso se puede tener una visión global del aspecto exterior del vehículo incluídos neumáticos y posibles pérdidas de aceite.
  • Tapa la matrícula, o edítala después en el ordenador. Si quieres deja las letras como indicador de la época en que se matriculó.
  • Intenta hacer una o dos fotos de la zona del conductor en que básicamente se vea la base del asiento, los pedales y el suelo, y donde se aprecie el posible desgaste que pueda haber. Hazlo desde fuera del coche, con la puerta abierta. Si no llega suficiente luz a la zona de los pedales hazla llegar con un reflector, nunca el flash. Asegúrate antes de que todo está muy limpio.

Si vendes un objeto

  • Si se trata de un mueble o una lámpara, fotografíalo en su contexto, en el lugar donde lo tienes. Con una foto sería suficiente.
  • Como la mayoría de fotos van a ser en interior, intenta que la iluminación sea suficiente. Es posible que tengas que usar flash.
  • Ajusta el balance de blancos al tipo de iluminación que estés usando.
  • Para los objetos más pequeños utiliza un fondo o una superficie de aspecto y color uniforme, que no distraiga para que destaque sólo el objeto. Si son bastante pequeños puedes construirte una softbox con una caja de cartón, una hoja de papel blanco o de color y tres hojas de papel translúcido, apenas 2 o 3 euros.
  • No utilices el flash directo, y si lo tienes que hacer usa difusor. Si usas el flash incorporado sin difusor, ponle delante un clínex o algo blanco translúcido que atenúe un poco el destello.
  • Para objetos que vayas a entregar con su embalaje original (un móvil, una cámara, etc.), haz una foto de conjunto con todos los elementos que entregas: la caja, los manuales, todos los componentes del objeto, etc, todo ello fuera de la caja para que se vea bien.
  • Si el objeto tiene algún desperfecto haz alguna foto de detalle.
  • Si te dedicas a hacer pulseras, anillos, collares o pendientes no los muestres sobre tu propia piel a menos que sea perfecta, sin vello, manchas o cualquier otra imperfección que pueda restar protagonismo al objeto. Utiliza piezas de maniquís.

Si publicas una receta de cocina o haces una carta de platos para un bar

  • Ilumina bien la cocina y mantén despejado el lugar donde vas a preparar el plato y hacer las fotos. Obviamente 15274039211_a259b18687_btodo tiene que estar muy limpio.
  • De nuevo ajusta el balance de blancos de la cámara para el tipo de iluminación de la cocina.
  • Cuida el enfoque al máximo. La imagen tiene que ser muy nítida.
  • Si vas a fotografiar todas las fases de preparación empieza con una foto con todos los ingredientes dispuestos en la mesa de trabajo.
  • Haz planos cerrados, que abarquen sólo la zona de preparación, la olla, el plato o la sartén. Evita que salga en la foto nada que no tenga que ver con la receta.
  • Dispara siempre desde el punto de vista del cocinero. No pruebes planos imposibles, como a ras de mesa o picados.5060036205_8755c46cc0_b
  • Si es necesario utiliza flash directo con difusor. Regula la intensidad.
  • Para fotos del proceso de cocción, si hay mucho humo no uses el flash directo, o a malas rebótalo.
  • La foto final hazla del plato montado, que no salga nada más en el plano, o como mucho presentado en la mesa con un mantel liso y la servilleta y los cubiertos bien colocados, siempre desde el punto de vista del comensal.
  • Utiliza planos completamente cerrados, de detalle, sólo si la foto se va a ver en pequeño o si te interesa mostrar un detalle o una textura.
  • En las fotos de más de cerca prueba diferentes aberturas de diafragma para obtener diferentes profundidades de campo.
  • Intenta potenciar los brillos, no del plato sino del contenido. Si es necesario utiliza el flash sin difusor, pero controlando mucho la intensidad.

16564264616_83657336d5_z

 

Y esto es todo por hoy. Espero que estos consejos te ayuden a vender más rápido esas cosas tan buenas que tienes. Porque sea que realmente quieres vender o enseñar algo, en el fondo se trata de crear interés en ello, en hacerlo atractivo, y la gente te lo #compre. ¿Se te ocurre otra manera de potenciar las ventas? Coméntalo aquí abajo.


  • Fotos todas mías, bajo licencia CC BY-NC-ND 2.0.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: