Imagen de Frutasvalladolid

Tengo un amigo (y tengo otro al que le jode una barbaridad que empiece mis post con “tengo un amigo”, así que estoy maliciosamente dedicándole este inicio. Él a mi también me putea con otras cosas, precisamente un angelito no es el muchacho), lo que te decía del otro… que reestrena soltería y siempre menciona a sus ligues como guarrillas cuando me explica sus anécdotas de sábanas, que no de faldas…

Pongo los ojos en blanco cada vez que lo escucho, siempre, siempre, siempre, lo dice y no lo soporto!!! Le regaño, le repito millones de veces que las mujeres que buscamos sexo como él, no somos #guarrillas, no tiene porqué denominarnos de esa manera tan despectiva!

-Bah! Es mi manera de hablar, ya me conoces… – Me dice siempre enseñando su blanca sonrisa y con sus ojos azules chispeantes.

-Las #guarrillas son las chicas que no cuidan su higiene personal como los #guarrillos, que me arriesgo a decir que hay más, no las que buscan lo mismo que tú, por favor!!!

Lo peor de todo es que dice que bromea, pero yo creo que lo piensa de verdad! Para mayor fustración mía, quienes utilizan rápidamente este adjetivo suelen ser los hombres más jóvenes, supongo que con el tiempo se dan cuenta que más vale tratarnos con respeto o se comen un #mojón. 

Por otro lado en una conversación con los Editores de CHB, salió otro tema que me hace vomitar:

-Ayer me follé a…

Vamos a ver, pedazo de machito barato, me gustaría saber quién se folló a quién! Un gran porcentaje que suele hablar de esta manera (tengo bastante intuición en este tema, en otras cosas no, pero en esto…) poseen el perfil de acelgo, creo que a la primera de cambio pusiste velocidad de crucero y la tía te metió tanta caña que todavía estás buscando el Norte, amigo!

Seguramente estás pensando…, ¿qué ha querido decir con acelgo? Lo vas a entender rápido.

Hay dos tipos de hombres en la cama:

(Apunte Técnico: sólo con notar cómo te quitan el sujetador, ya sabes al grupo que pertenece el individuo y te confirma tus sospechas).

  • Los folladores. Que se entregan y lo dan todo, que te hacen tocar el cielo a cada movimiento, que saben donde está cada #cosageneradora de placer femenino, que tienen tablas y te lo muestran, que te hacen saltan lágrimas de placer, que crees que vas a morir allí mismo por el clímax que te causan (he pensado que iba a fallecer en varias ocasiones, y es la muerte que deseo) y…,
  • Los acelgos. Que de estos últimos también piensas que vas a fallecer, pero de aburrimieeeeeeeeeento (bostezo, perdón) y de dar directrices de cómo quieres que te toque, por dónde y con qué intensidad! ¿Chicas, estáis de acuerdo?

También está el femenino de acelgo y no es acelga, es la denominada Estrellita de Mar, que de haberlas haylas… Los que habéis estado alguna vez con una Estrellita, también me estáis entendiendo y ahora mismo sonriendo porque tengo razón! (Lo siento, alguna vez yo también me comí un acelgo, con el tiempo te vuelves más hábil).

Así que… sin ánimo de seguir montando más #chiken finalizo aquí mi punto de vista de lo que te puede deparar una relación esporádica, de esas que no te ofrecen garantías de satisfacción hasta que estás en el ajo, así que afina tu intuición!

Y si un día nos tomamos un café, procura no mencionar estos dos conceptos del género masculino que no puedo soportar (*), el alardeo de que ellos son los que nos follan para darnos lo nuestro y lo de nuestra prima… y que las mujeres cañeras son unas guarrillas.

Juas!

(*) El mismo amigo al que dedico el inicio del post, lo mencionará en cuanto nos veamos, aveces pienso que nuestra función en la vida es jodernos sin tocarnos.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: