Como decía Loquillo en una de sus canciones… “Yo para ser feliz quiero un camión “.

La #felicidad se encuentra dentro nuestro y es una actitud vital pese a las circunstancias externas o por el contrario tienen que darse una serie de variables externas para que yo sea feliz.

Como base hemos de partir de la idea de lo que entendemos por felicidad, que es tan variable y personal como individuos habemos.
Por felicidad se entiende la emoción que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada.

Todos estamos de acuerdo en que cuanto mas cubiertas tenemos las necesidad primarias más nos podemos centrar en las secundarias o de #autorrealización.

Preocupaciones y cosas desagradables nos suceden a todos y todos tenemos una historia. Pero pese a esa historia la actitud y como yo me sienta es un trabajo personal. Si mi felicidad depende de si la gente de mi alrededor está bien o son amables conmigo, si busco el agradar y contentar a todo el mundo; estoy dejando la llave de mi felicidad en manos de terceros.

Si yo por el contrario parto de la base que es una trabajo personal y que va muy relacionado con la #autoestima (por cierto próximamente tendrá un post para ella sola) y con la percepción de tener recursos para poder superar o afrontar los retos que la vida me presenta o presentara y dificultades que el vivir nos produce.

Como decía el titulo de una telenovela los “ricos también lloran”. O sea, ¿qué el dinero no da la felicidad? Pero la percepción de tener las necesidades cubiertas sí que da tranquilidad y calma.

También en este punto es importante ser consciente de cuales son mis necesidades y que misión tiene esa necesidad o que carencia suple. Si yo para estar bien necesito el último vehículo de gama alta, el último smartphone, lo último en tecnología, a la última también en la moda, mi felicidad será un consumible y nunca estaré cubierto pues siempre hay novedades.

¿Para sentirme feliz he de buscar y conseguir la perfección, pareja o relación perfecta, trabajo perfecto e imagen triunfadora?

Recientemente se han realizado investigaciones para conocer a la persona más feliz del mundo fue un monje budista.
Para ser feliz he de retirarme a meditar y dejar este mundo tan terrenal y centrarme en uno mas espiritual. No creo que ese sea el camino pero el sentirse ansioso o abatido, el vivir en modo #supervivencia donde todas las situaciones las vivimos como amenazas y se nos disparan todas las alarmas y catecolaminas relacionadas con el estrés no creo que ayude a sentirnos happy con la vida aunque si nos ayude a superar situaciones difíciles.

Para mi personalmente, la felicidad es un estado de equilibrio de armonía y sobre todo es un estado interno, que mediante la ilusión y el agradecimiento vamos nutriendo.

Respecto al agradecimiento centramos nuestra atención en lo que nos falta, en lo que ansiamos pero la energía y la tranquilidad que nos produce el valorar y agradecer lo que tenemos y no me estoy refiriendo sólo a cosas materiales puede ser desde la salud, la familia, los amigos, las superaciones personales.

Cuando agradecemos estamos conectando con la #plenitud, con la tranquilidad estamos procesando buscando aspectos positivos de nuestra existencia. Es como que nos sentimos llenos, abandonamos esa sensación de vacío, de insatisfacción.

Nos valoramos y valoramos nuestra vida y quienes habitan en ella.

Para ti qué es in o out?

Imagen cedida por Yolanda RAWirez, proyecto #28F15

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: