Hay un dicho, lo confirmo al 100%: Si te aburre Londres, te aburre la vida. Hay tantas cosas para hacer, que jamás podrías hacer todas.  

Si la semana pasada os daba los pequeñas pinceladas de cómo pasar un fin de semana conociendo lo típico, hoy, como quedamos, os hablo de otras direcciones no tan turísticas. 

Ruta de Museos.

A parte del Museo Británico o del Tate Museum que ilustraba en el anterior post, en Londres hay museos espectaculares y de entrada gratuita, que quieras que no #esmuyimportante. La National Gallery, que contiene cuadros de Van Gogh y Rembrandt; Museo de Londres, si quieres conocer todo de esta ciudad; Museo del Transporte, en pleno Covent Garden; El recomendadísimo, tanto si vas con niños como si no, el Museo de Historia Natural. Si vas en periodo navideño, ponen junto a la puerta, una pequeña pista de patinaje sobre hielo y siempre hay exposiciones fotográficas impresionantes. Otro que deberías conocer,  el Museo de cera Madame Tussauds, que aunque hasta finales de este mes tiene una exposición de todos los agentes 007 (mi preferido, Sean Connery, #OhMyGod ) , a mi la verdad #medaalgodemiedo, debe ser que de pequeña vi una película que cobraban vida. 

Uno de los que más me gustó, debe ser por ese afán de detective que heredé de mi madre, es el Museo ubicado en el 221b de Baker Street. ¿Ya sabes cual es?, elemental #MiqueridoWatson el Museo de Shelock Holmes. Está a la vuelta de Museo Madame Tussauds. Es una Antigua casa victoriana con todo tipo de detalles de la época. Merece la pena luego pasarse por la tienda y comprarse una pipa. Eso si, acude pronto porque se entra en grupos pequeños y puedes pasarte la mañana en la cola.

Uno que no te dejará indiferente es la exposición Ripley´s, Believe it or not. En pleno centro de Londres, recoge objetos extraños desde una cabeza reducida por Indios de Ecuador hasta un Mini con más de un millón de cristales Swarovski  #todobrillante. Eso si, no es barata la entrada, pero verlo es algo muy Kitsch. 

HarryPOtter

A las afueras de Londres, si te gusta la magia, acércate a Warner Bros. Studio Tour London , o lo que es lo mismo, a los escenarios de las millonarias películas de Harry Potter. De verdad, yo no era fan, sí que he visto todas las películas por el peque, pero merece la pena pagar la entrada y alucinar. Compra el ticket por adelantado para asegurarte la visita y pasa la mañana entera entre escobas, varitas mágicas y personajes de libros fantásticos. #Alojomora

 No deberías perderte.

No está en muchas guías, pero sí que es un lugar que parece que no estas en una gran urbe, Little Venice. (foto al final del post) Embarcaciones coloridas, canales con agua en calma, personajes poco comunes, una vida tranquila. Hay una embarcación a modo de #autobus que te lleva hasta Camdem Town (mercadillo que te hablaba en el anterior post), pasando por Regent´s Park y una parada, si te apetece, al Zoo de Londres.

Otra zona completamente distinta, la alternativa, la de las fachadas pintadas, la de los largos pasillos que un día tuvieron otra utilidad y se han quedado abandonados. Por una lado, el East End con las calles Brick Lane, Shoreditch, Hoxton and Hackney   y por otro, en la estación de Waterloo,  Leake Street Tunnel, también conocido como el túnel de Bansky. Al principio parece un sitio siniestro y piensas #dondeteestasmetiendoAnita  pero luego te sorprende. Impresionante el arte de los graffiteros. También podemos perdernos en el barrio de Hoxton el llamado, ‘Further East London’, lleno de galerías alternativas (pintores y escultores exponen en sus propias casas).

Visitar el Meridiano cero. La verdad es que cuando vas hacia allí, te recomiendo ir en tren, el DLR o en barco, piensas, pues será una linea imaginaria que se inventaron pero ir hacia los Docklands y subir al Observatorio de Greenwich mola. Lo primero, los Docklands, una zona abandonada durante muchos años, las antiguas dársenas, en plena rehabilitación se está edificando con modernos rascacielos. Si quieres bajarte, hazlo en la Canary Wharf Station sino, continua el viaje y llega a Greenwich.  Date un paseo por el increíble parque hasta llegar a la colina del Observatorio Meridiano de Greenwich donde puedes poner los pies en la línea imaginaria y estar entre el Este y el Oeste del mundo, y no, #notesientesraro pero es algo interesante de hacer. Puedes visitar también el museo de la armada. Cuando bajas de nuevo, está el famoso museo-velero Cutty Sark (da nombre a una marca de Whisky), amarrado en un dique seco.

MeridianoLondres

Otra visita para pasar un día de lo mas tranquilo, es acercarte a Hampstead Heath. Un hermoso y grandísimo parque que se encuentra en las afueras de Londres, junto a uno de los barrios mas high-class de Londres, de hecho la calle más cara está allí. Ten cuidado que te puedes perder en la espesura del bosque, #cualCaperucita, pero si logras encontrar el camino, llegarás a la cima de Parliament Hill para ver un skyline increíble. Merece la pena y quizá, hasta te encuentres a un famoso actor o cantante #ponteguapasivas

Curiosidades curiosonas. 

La casa más pequeña de Londres, muy cerca de Marble Arch, justo enfrente de la Serpentine, el pequeño lago de Hyde Par. Solo tiene un metro de ancho, la encontrarás en el número 10 de Hyde Park Place.

Highgate , el último cementerio romántico. Impresionante ver las tumbas cual obras de arte.  Permite visitas, previo pago, y entre otras, tiene la tumba de Karl Marx. Para pasar un ratito en paz.

 M&M’s World, 3 plantas enteritas. Barata, no es, pero cuando entras y ves esas grandes urnas de M&M´s  de cada una de un color, cual arcoiris, ese olor a chocolate y aunque no te guste, algo seguro que compras. No te pierdas, en el piso inferior, la recreación, a modo de Abbey Road, con M&M´s gigantes.

m&m

Burlintong Arcade es una galería comercial en el 51 de Picadilly St. que data el 1819 con tiendas a modo de escaparate de tiendas exclusivas. Está prohibido correr o comer chicle.

Sube a The Shard uno de los edifcios mas altos de Londres, recomendado al anochecer

Y si te gusta la música clásica, puedes acercarte a un concierto gratuito en la Iglesia de St Martin’s-in-the-Fields en Trafalgar Square. Lunes, martes y viernes a las 13.05h

Pasea por el Soho y busca narices, si, has leído bien, narices. Un escultor repartió a finales de los 90 más de 30 narices por los principales lugares turísticos de Londres, como muestra de repulsa al creciente número de cámaras de vigilancia de la ciudad. Así que ya tienes une buena excusa para recorrerte este barrio.

Curiosidades gastronómicas 

El Soho también es la zona pública más ajetreada, buscada y explotada de toda la ciudad. Así que conseguir una cena en un comedor secreto no deja de tener su encanto. En el número 29 de Greek St encontrarás un pub, al que bajas, a través de una pequeña escalera y te puedes disfrutar de una comida en la más absoluta intimidad.

En el salón de té Teanamu, podrás elegir el té según tu estado de ánimo. Es todo un ritual y una experiencia super buena. #Omssss

Ve a la una Capilla a tomar el té y escuchar al mejor directo de Londres. Si has leído bien, en la Union Chapel, que ha sido votada recientemente como el mejor club londinense, y no puedes consumir alcohol. #Eslomáscool y en un marco incomparable.

Acercarte a Abbey Road, hazte la típica foto en su paso de cebra y ya que estás, entra a la Beatles Coffee Shop, un agradable y coqueto tugurio en el que sirven una amplia variedad de cafés con    souvenir de Lennon, Star, McCartney y Harrison y a cantar #YellowSubmarine

Pubs, super turístico, el Sherlock Holmes está bastante bien . Más tranquilo es el Cittie of Yorke en Holborn, donde tienen (casi) todo “casero”, hasta el refresco de cola. Creo que no abre en fin de semana. Ya sabes que en Londres el día oficial de salida es el jueves.

Ya a modo Kitsch,  The Attendant, una cafetería en unos urinarios victorianos. Si, si , pero no os preocupéis #quenohueleanada. Tras 50 años de abandono, alguien tuvo la genial idea de renovar y, sobre todo, limpiar a conciencia estos antiguos lavabos públicos del siglo XIX.

LittleVenice

Ya habéis leído que en Londres todo es posible, disfrutar de un té durante un concierto de rock, encontrarte narices por la calle, incluido el disfrutar de un café y un trozo de tarta casera entre meaderos.

Espero que ya nadie diga que Londres, es aburrido darlings.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: