Hace menos de un mes corría por las redes la famosa fecha futurista de la película Regreso al futuro, ese 21/10/15 tan famoso y tan cargado de proyectos tecnológicos donde hace 26 años los guionistas presentaban reactores nucleares de bolsillo o coches voladores…

Películas de viajes en el tiempo hay cientos, la saga Regreso al Futuro, Terminator, 12 monos, X Men… pero hay una de la quiero hablaros, quizás no tan conocida, que aborda un tema #bélico/ciencia ficción, de la cual haré una lectura desde el sentido moral y de conciencias.

“El final de la cuenta atrás”… La película en si está fácilmente estructurada, corre el año 1980, el portaaviones Nimitz capitaneado por Mathew Yelland (Kirk Douglas) parte de la Base Naval de Pearl Harbor para realizar una serie de maniobras, una tormenta electromagnética aparece de la nada y tal cual viene desaparece, a consecuencia de ello las comunicaciones se han visto interrumpidas y solo reciben emisiones de radio antiguas y transmisiones militares con codificaciones obsoletas, deciden hacer vuelos de reconocimientos para entender lo que está pasando al divisar una serie de barcos destruidos, y al final confirman algo que se les escapaba al entendimiento por ser totalmente increíble, se encuentran en año 1941, concretamente el día 5 de diciembre, la víspera del ataque a Pearl Harbor por parte  de la flota japonesa…

Y a partir de aquí comienza la verdadera esencia de la película… ¿Deben intervenir aprovechando las nuevas tecnologías y armamento novedoso para destruir a la flota nipona, cumpliendo con su deber de militares? O…¿mantenerse al margen y dejar que la historia siga su curso real?…

Estamos de acuerdo que hablamos de ciencia ficción, de una irrealidad, pero quien no se ha preguntado alguna vez si nos encontráramos en situaciones similares, el que hacer… digamos por ejemplo… de encontrarnos con Hitler ( o cualquier otro genocida ) antes de que llevaran a cabo sus atrocidades…sabiéndolo y pudiendo parar esa proyección ¿Qué harías? ¿Lo quitarías de en medio? ¿Alterarías el curso de la historia?… ¿Asumirías la responsabilidad moral de evitar ese atroz capítulo?…

Todo resulta paradójico en la película si tenemos en cuenta que infringe el sentido común, pero el director, Don Taylor,  intenta llevarnos a ese punto de conciencia, de toma de decisiones, de responsabilidad suprema hacia algo de un peso tan cargado… para ello se rodea de un buen equipo de actores de la talla de Kirk Douglas, Martin Sheen, James Farentino… y como anecdotario el portaaviones existía realmente, el USS Nimitz (CVN – 68), lleva su nombre en honor al Almirante Chester Nimitz, responsable del Comando del Pacífico de Estados Unidos.

Muchos dirán que la película es una propaganda descarada del militarismo americano y no les faltará razón, ya sabemos lo patriotas que son y lo mucho que se valoran… pero no entraré en esas cuestiones, me parece una cinta que aborda el tema de las hipotéticas decisiones, que como comento, en algún momento nos ha pasado por la mente,  y que si dispusiéramos de la maravillosa máquina de Doc ,el DeLorean,  no creo que dudáramos demasiado en accionar botones y ajustar fechas… o si?

 

 

Foto: http://interdefensa.argentinaforo.net/

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: