Recientemente, en una de esas tardes dedicadas a la nada, di con un documental sobre Bette Davis. En él se contaba sobre su última aparición  en el Festival de cine de San Sebastián. Y fue el último porque tres días después de que Bette tomará un avión con destino a EEUU falleció, haciendo una parada urgente,  en la ciudad de Paris el 6 de octubre de 1989.

No pude evitar emocionarme, puede parecer algo ridículo, pero cuando has admirado a alguien y te encuentras de nuevo con sus recuerdos es fácil llevarse por la emoción.

La historia del cine hasta nuestros días ha dejado grandes estrellas, nacieron otras que perduran y nuevas con intenciones, pero nunca he podido encontrar y dar similitud a Bette Davis.

Ella odiada y vanagloriada, abocada a papeles de mujer fuerte, la mayoría de las veces con matices perversos, ella que rozó la comedia, la historia, el drama romántico y profundo de emociones, ella que llegó a reírse de sí misma en pantalla. Ella La Grande.

No necesitó de belleza para encumbrarse, su cara no era angelical, ni sus ojos dulces, su cuerpo no era esbelto ni grácil, pero nada de eso fue obstáculo para llegar donde llegó y pocas pueden decirlo, menos aún hoy, marea de cuerpos llevados a culto y aun así Lyrics Kim Carnes dedico a su ojos la canción “Bette Davis eyes”.

Bette fue la esencia de la Intérprete, de la actriz, de la profesionalidad absoluta hacia el séptimo arte, no dejaba nada al azar, era de una meticulosidad impresionante, hasta el fin de sus días deseaba su último papel…y lo hubiera hecho con una pasión que solo emanaba de su mente lúcida y potente, no de ese frágil cuerpo que mostró ese septiembre de 1989 para recoger el Premio Donosti.

Quizás haya quien no sepa de ella, llevado por la juventud, puede que hagan gestos de desaprobación al oír su nombre quienes no supieron ver su grandeza profesional , pero si eres de los que aman el séptimo arte, entonces, solo entonces has de reconocer a una magistral actriz.

La filmografía de esta señora es extensa, desde 1931 hasta 1989, picoteando de este género u otro, escoger  sin caer en lo fácil (dos Oscar a la mejor actriz en Jezabel y en Peligrosa), o entre sus tantas nominaciones….sin embargo me quedo por puro guiño con “Que fue de Baby Jane”.

Bette Davis interpreta junto con Joan Crawford a dos hermanas enfrentadas por el pasado, se odian más que se aman, ambas fueron actrices, una con más éxito que la otra y los celos son tan fuerte que llevan la historia a la locura, a la ira, al desprecio, a la decadencia…Crawford es la hermana débil postrada en una cama por un accidente inducido por la otra, Davis, que la cuida y la atiende obligada por el vínculo familiar, el odio que esta siente por su hermana postrada la hace cometer situaciones dantescas.

Se diría que en algún sentido se interpretan a sí mismas, hay tantas anécdotas y comentarios sobre estas actrices que el creerlo o no depende de la morbosidad de cada uno, de la Crawford se dijo que era una promiscua bisexual, que Davis tal como Marilyn Monroe la rechazaron para satisfacer sus deseos, que en el rodaje en las escenas de violencia física lo llevaron a lo personal…de todo, pero sin ninguna duda ambas ofrecen una magistral interpretación.

Un pequeño homenaje desde estas letras a una gran actriz, intérprete o simplemente una Gran señora.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: