Lo primero, Feliz Año a todos y que sea un año llenito de viajes y de experiencias para compartir. Si habéis estado de vacaciones estos días, os habréis encontrado con un tiempo primaveral, casi sin nieve y algo de lluvia al inicio de 2016, lo que algunos como yo, hemos aprovechado a tope y hecho rutitas montañeras por el Val d´Aran,  #QueBonitoPorDios pero hoy no os vengo a hablar de valles ni montañas.

Que levante la mano quien no haya cogido algún kilillo en estas semanas, ¿planteándote hacer dieta para empezar bien el año?. Pues hoy os traigo lo contrario #Soymalaloreconozco. Hablo del BRUNCH, o lo que es lo mismo del Breakfast (desayuno) + Lunch (almuerzo) o lo que es lo mismo, y como decía madre una #comidameriendacena. 

Los domingos cuando estás de viaje, es el típico día tontorrón, te sueles levantar, hacer la maleta, puedes acudir a los mercadillos y por la tarde vuelta a casa. Yo quiero darle la importancia que merece este último día de la semana y las horas previas a la vuelta a la realidad.

Pero vamos a comenzar a explicar de qué se trata, para los que no lo sepáis.

Hace unos años en Nueva York, se puso de moda en el fin de semana. Cuando te levantas tarde después de una noche loca y/o apasionada y tienes hambre pero no es ni la hora del desayuno ni del almuerzo y piensas, ¿qué hago?, los restaurantes aún están cerrados… De ahí surge el Brunch.

5447cbda826be0b3545e4575_cookbook-cafe-intercontinental-london-park-lane-brunch

El horario suele ser de 12.30 a 16.00 horas los domingos y encuentras una mezcla entre lo salado con las delicatessen más dulces del propio desayuno y un buen tazón de café #tedejoquelopidasconsacarina. Lo más habitual que al inicio te sirvan champán o bloody Mary  #eslocorrecto, aunque vengas de una noche gloriosa.

El momento exige una selección de los mejores cafés y té para acompañar la bollería casera (croissant, panes, bollitos y mini muffins). Zumos naturales y yogures artesanos, ves #puedesseguirelregimen . Los menús degustación suelen incluir sándwiches y bocadillos elaborados, embutidos y ensaladas, ahumados, huevos en forma de tortilla, a la benedictine…y algún plato principal como una hamburguesa. Eso sí, deja hueco para acabar con un dulce sabor de boca como unos ‘macarons’, profiteroles,  trufas o frutas de temporada.

Siempre os he comentado que cuando vayáis de viaje a cualquier rincón del mundo hay que intentar, aparte de visitar lo típico y turístico, sentirse como uno más. Por ello os recomiendo, que en el próximo viaje que planifiquéis, miréis dónde brunchear que además de cultura culinaria, os sentiréis como ciudadanos del mundo.

Comenzamos a viajar:

El brunch de Nandu Jubany en Barcelona

En el patio del Hotel Majestic, en el Paseo de Gracia de Barcelona, se inicia este brunch con una copa de champán Moët & Chandon. Bufet de ibéricos, mariscos y pescados y un showcooking en el que se preparan al momento platos como el dumpling de pato a la naranja. Platos estrellas: ceviche de vieira con aguacate y cebolla roja, ensalada de bogavante con puré de ají amarillo y lima o platos calientes, como canelones de pollo de payes asado. También disponen de una selección de quesos catalanes. Un sitio que no te debes perder si estás por Barcelona después de darte un paseo por la Ramblas. Precio medio: 59€

 

El Café Oliver en Madrid, pionero del brunch dominical.

El Café Oliver Un clásico en la capital donde los haya. Para empezar, cafés, tés o chocolate caliente, zumo natural, bollería, panes. Continuamos con los típicos huevos benedictine, revueltos con queso y hierbas o fritos con bacon. Y podemos concluir con  una ensaladita césar, #sinoquieresllenartemas , una sabrosa cheeseburguer o pancakes con sirope de arce. Entre estos fogones se encuentran dos chefs, Frédéric Fétiveau y Karim Chauvin.  A todo ello siempre le podrás añadir, si te apetece, unos Bloody Marys #Luegonosechamoslasiesta. Plan perfecto antes de una tarde romántica por la calles del barrio de Chueca. Precio medio: 25€

IMG_0423-2-Feat-Image-711x460

El bistró de La Central,  bajo el lema ‘somos lo que comemos’

En el centro de Madrid, junto a la famosa plaza de Callao, encontramos este especial lugar, Bistró de la Central. Requisito: llevar un libro a mano, puede ser la guía de viaje que tienes para descubrir Madrid, o comprarse uno allí mientras degustas el delicioso Brunch. Después puedes ir a algún musical en la Gran vía. Precio medio: 25€

Un brunch en un patio andaluz. Hotel Alfonso XIII.

Aprovechando que el clima de Sevilla es una maravilla #buenocuandodiluvianotanto, el brunch de los domingos en el Hotel Alfonso XIII se sirve en su precioso patio andaluz, rodeado de una arquitectura y un bufet de más de 100 delicatessen que quitan el hipo y te arranca por bulerías. Luego puedes pasear por el Parque de María Luisa para bajar las calorías.  Precio medio: 50€

Mejor que el té de las cinco en Londres

Junto a algún “lord” que otro, degustar el Brunch del Cookbook Cafe en el hotel InterContinental Park Lane de Londres es casi como tomar el té de las cinco en el Buckingham palace.  Platos universales como el cuscús, sashimi y salmón escocés. También, y por tradición, los dulces ingleses son #pecadodedioses  Después date un paseo por el Hyde Park, ya verás que bien te sienta.  Precio medio: 52 pounds

Un brunch con vistas londinenses.

Inspirado en la cocina europea y con espíritu anglosajón, Duck & Waffle propone un brunch todos los fines de semana con un ambiente de ensueño, con clase, con vistas increíbles y con riquísimos platos. Está situado en la planta 40 de la Torre Heron, tendréis las mejores vistas de la capital mientras tomáis el brunch. En el menú ofrecen varias especialidades como ostras, salchichas, huevos, beicon, queso burrata, remolacha, gofres, repostería… #quehambremeestáentrando. Después sal a pasear por Oxford Street y date algún capricho.  Precio medio, depende de los platos, pero unos 60 pounds

Events-main-venue

Brunch de diseño de París.

Philippe Starck es un genio renacentista que firma un montón de lugares, hoteles, restaurantes a lo largo del mundo. En París, mientras nos sentamos en sillas Luis XV podemos degustar un espectacular brunch de cocina de fusión con vistas al Point Neuf en el Kong, en las dos últimas plantas de Kenzo. Recomendado: los huevos benedictine. Puedes luego darte un paseo romántico por la orilla de Sena. #ParísOhLaLA Precio medio, unos 80€.

Brunch en KONG, París

 

La cuna del brunch, Nueva York.

Hay pocas tradiciones más neoyorquinas que la del brunch dominical. Si además unimos que en el Nobu, el copropietario es Robert de Niro y que está ubicado en la zona más trendy de la Gran Manzana, TriBeCa, entenderéis que es imprescindible reservar con bastante antelación. Es uno de los restaurantes que debes ir si estás en Nueva York. Un secreto, #creoqueprontovoyair. Luego puedes ir paseando y admirando las galerías de arte que hay por allí. Precio medio, 70$

Brunch en Nobu, Nueva York

 

 

Hay mil sitios en cada rincón del mundo que me encantaría conocer, así que si sabes de alguno mas…dímelo que voy a probarlo.

Espero que este post #tandedieta aunque ya te comenté #puedessponersacarinaenelcafe os haya hecho abrir el apetito y reservar algún brunch en vuestro próximo viaje. Os lo recomiendo.

Las imágenes aparecidas en este post pertenecen a las webs oficiales de los lugares a los que hacen referencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: