Una navidad nos lo trajo y otra se lo llevó. Si bien dicen que Jesucristo nació dentro de un establo de Belén, Lemmy Kilmister lo hizo en el seno de una familia británica, en Stoke. Su relación con la religión la hallamos en que era hijo de un capellán de la Royal Air Force y que, para muchos, Lemmy era su único Dios.

Etiquetada como banda heavy metal, Motörhead ha sido en realidad un grupo que ha comulgado con la esencia más sincera del punk rock teniendo en Lemmy su adalid en esta forma de entender la música… y la vida.

Aficionado a The Beatles en su adolescencia, teniendo la oportunidad incluso de verles tocar en el Cavern Club, Lemmy formó parte de diversos proyectos musicales hasta crear en 1975 Bastard, junto al guitarrista Larry Wallis y el batería Lucas Fox. Poco tiempo después el nombre de la banda cambiaría por el de Motörhead.

Lemmy parecía inmortal, literalmente. Era de aquellos tipos a los que teme hasta el mismísimo diablo. Pese a haber reconocido públicamente que nunca había probado algunas drogas duras, como por ejemplo la heroína, siempre tenía a su lado a su amigo Jackie; con su socarronería habitual gustó de poner en pública evidencia a algunos jóvenes rockeros a los que resultaba imposible seguir el ritmo de Jack Daniel’s con Coca-Cola de Lemmy.

Historias, historias, historias… y más historias que ya, incluso antes de su muerte, forman parte de la leyenda de Lemmy Kilmister: diseñador de sus propias botas, ayudante y camello de Jimi Hendrix, fanático de la simbología nazi, coleccionista de amantes, la mejor voz rota de la historia del rock’n’roll y, por si eso no bastase, creador de una de las genialidades más puras del speed rock, “Ace of Spades

Y si todavía albergas alguna duda de cómo era Lemmy, aquí dejo la respuesta que dio a un periodista que le preguntó si alguna vez había mantenido relaciones sexuales con algún transexual: “Si él tuvo cojones para operarse yo los tuve para liarme con él”.

Este próximo 2016 estaba prevista una nueva gira que les iba a traer a Barcelona, y no me duele admitir que yo era de esas personas que ya estaba contando los días del evento con la impaciencia de un niño que no puede contener más las ganas de mear. Lo que me duele es la muerte de un artista que nos ha demostrado hasta el último aliento lo que significa vivir el rock’n’roll. Él y su banda lo tenían claro: “Recuerda, somos Motörhead y hacemos puto rock’n’roll”.

Motörhead en Spotify

Motörhead web oficial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: