Acostumbrados estamos a grandes producciones cinematográficas, sabemos que en Europa se hace buen cine, conocemos los grandes de Hollywood, Argentina nos ha regalado buenas obras maestras, sonreímos con los guiños de Bollywood, cine mayoritariamente conocido, que de alguna manera u otra te llega y disfrutas… cada País conoce el suyo y pocos conocemos el del resto, consumimos lo fácil, lo que nos venden, lo más cercano e incluso lo más digerible… o simplemente aquel con un respaldo de marketing potente que hace que llegue a todos los lugares susceptibles de cumplir con la ansiada recaudación.

Pero si pregunto por una película, pongamos por caso peruana, ¿cuantos podemos nombrar una de ellas?, yo hasta hace no mucho, ninguna.

A veces, no sabes cómo, uno/a tiene la suerte de disfrutar de pequeñas joyas recomendadas por algún amante del cine, o por una simple búsqueda de Don Google… te caen delante de los ojos y piensas que hay vida más haya de Hollywood ( por mencionar algo recurrente )..y una de esas joyitas que vi hará uno 4 o 5 años fue “La teta asustada”, ya el nombre te deja con cara de emoticono aún no inventado, pasas la primera impresión, dejas que te cuenten un pellizquito que no daña, para darte el impulso , y te preparas para juzgar por ti mismo/a.

No hay muchas mujeres directoras de cine si las comparamos con ellos, pero las pocas que conozco no me defraudan, Claudia Llosa es una joven peruana con sólo cinco direcciones en su haber y a la Teta le dio vida en el 2009 consiguiendo el preciado Oso de Oro del internacional Festival de Cine de Berlín.

Es una película de una sencillez deliciosa, cruda y real, que refleja con contundencia un pasado triste en la vida del Perú, la revueltas socio-políticas a finales del S.XX que dejaron graves consecuencias en la vida de muchas mujeres cruelmente violadas, mujeres con miedos incrustados en su cuerpos y mentes cuyos hijos maman de sus pechos asustados, dejando en sus descendencias la esencia del temor…

Fausta, la protagonista de nuestra historia es una de esas hijas asustadas, como método de prevención a posibles violaciones se introduce una patata en la vagina para evitar la penetración cruel, pero obviamente ello provoca desastres físicos y psicológicos, esa cultura basada en el miedo hace que la historia nos adentre a una sociedad, a un momento, a una historia personal.

34191_I_la-teta-asustada1

La teta asustada es una de esas cintas fáciles de ver pero no tanto de digerir, la recomiendo como acercamiento a un cine poco conocido, a una directora novel, a una historia “real”…

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: