Estaba yo desayunando plácidamente este domingo cuando a las 9 y media de la mañana ha empezado a temblar mi casa. Un sonido atronador parecía venir de la calle, así que me he asomado al balcón… y he visto una banda de #batucada aporreando enérgicamente sus tambores en la esquina de casa: era la Maratón de Barcelona, que se celebra por estas fechas y que desde hace unos años ha cogido la costumbre de pasar al lado de casa. Y para colmo allí se instala una banda de batucada para animar a los participantes (digo yo que podrían ir variando cada año, ¿no?).

En otras ocasiones recuerdo que coincidía con el Gran Premio de Formula 1 de Australia, el primero de la temporada, y yo aprovechaba para levantarme a una hora intempestiva, ver el gran premio por la tele (lo echaban a las 6, creo recordar), y luego bajar a la calle con la cámara para cubrir la maratón. Pero este año aún no ha empezado la temporada de Formula 1 y me ha pillado desprevenido. Es igual, tampoco hubiera bajado… como tampoco bajé el año pasado. En realidad sólo he bajado a fotografiar la maratón en los años 2011 y 2014, y vista una vistas todas. De todos modos hay que ver al menos una, y si eres aficionado a la fotografía es una buena ocasión para poner en práctica diferentes técnicas e intentar explicar historias en cada una de las fotos que hagas.

Primero de todo es recomendable llegar temprano, antes de que se empiece a acumular gente que te impida tomar buenas fotos. Busca un sitio en el que tengas buena visibilidad, cubras un espacio más o menos grande, y no haya grandes contrastes de sol y sombra. Yo prefiero con sombra.

Empiezan a llegar los primeros corredores de la maratón

Para fotografía deportiva se recomienda usar enfoque continuo y disparar en ráfaga. El enfoque continuo permite mantener al sujeto enfocado en el punto de enfoque aunque se acerque o se aleje de ti, y la ráfaga permite hacer diversas capturas del movimiento de modo que al menos alguna de ellas quede como tú esperabas. Para congelar el movimiento, una buena velocidad de disparo es 1/160. También es conveniente usar amplias aperturas de diafragma para tener desenfocado el fondo y así destacar al atleta. Ésta es la teoría y yo siempre empiezo así, pero acabo cambiando los ajustes y disparando de la manera que lo hago más cómodo, con enfoque y disparo simple. En cualquier caso, en estos minutos en que aún no pasa ningún corredor aprovecha para hacer tus pruebas.

Estate atento a los primeros participantes que pasarán por delante tuyo. Estos son los africanos, que siempre van juntos y que pasan volando. Literalmente. Como puedes apreciar aquí, sus pies no tocan el suelo, están suspendidos en el aire. No sé cómo lo hacen.

Los africanos pasan volando

Te recomiendo tener práctica con la técnica de barrido, o sea, seguir al atleta con la cámara mientras disparas. Es la mejor manera de congelar el movimiento del atleta y difuminar el fondo.

Barrido de atleta de maratón

En la foto anterior se puede apreciar una zona con gran contraste entre luz y sombra. Todas las que disparé más a la derecha, en la zona soleada, quedaron mal. De ahí que insista en buscar un sitio con una iluminación más o menos homogénea y mi preferencia particular por la sombra.

Y bien, una vez han pasado los africanos subsaharianos, toca el turno de los norteafricanos. No van tan sueltos como los primeros, pero también lo llevan bien. Y después de estos viene el turno de los atletas de los demás continentes. Como estos no corren tanto y ya has cogido bastante soltura a la hora de disparar cada foto, puedes hacer curiosas composiciones con los espectadores, como por ejemplo ésta en que un espectador anima a los corredores mientras otro contempla al atleta con cierta indiferencia.

Espectador indiferente

Aquí una familia poco entusiasta viendo pasar dos atletas.

Familia poco entusiasta

Y aquí un señor sacando a paseo el perro como si nada.

Sacando a paseo el perro

Al tiempo de estos atletas también pasan los disminuidos físicos en sus sillas de ruedas “de carreras“. Tampoco debe ser nada fácil para ellos.

Maratoniano en silla de ruedas

Y cuando han pasado los corredores “profesionales”, la prueba cambia de dimensión, y las fotos que puedes hacer también. De entrada los grupos de corredores son más densos y te va a ser difícil focalizar sobre corredores en concreto. De hecho vas a ser incapaz de verlos todos, por lo que es importante que hayas escogido un lugar con buena visibilidad como te aconsejé para poder encontrar corredores “interesantes” desde lejos y así poder prepararte la foto para cuando pasen a tu lado.

Llega el mogollón

En la foto anterior los corredores de primer término aparecen más nítidos que el resto gracias a la poca profundidad de campo por tener abierto el diafragma al máximo. No hay truco.

Los corredores “del montón” son gente que participa en una maratón por alguna promesa o como reto personal, que se preparan duramente para afrontar la prueba, y que en muchos casos aprovechan la ocasión para reivindicar cosas. Aquí están las verdaderas historias a contar, como este corredor de una asociación de enfermos de parálisis cerebral que corre con un niño enfermo.

Corredor con reivindicación

Luego están los que corren disfrazados. Aquí un Pokémon que capturé mientras probaba disparos a baja velocidad para captar movimiento.

Pokémon

Y aquí un troglodita que alegraba la carrera a los corredores que le seguían.

Picapiedra

Esta fase de la prueba es un poco pesada. Los grupos van pasando en función de sus marcas, y hay muchos corredores, demasiados. Además el olor a Réflex llega a nublar las ideas. Para romper la monotonía haces experimentos como intentar capturar una pisada, cosa nada fácil.

Pisada

Otro experimento era capturar estas señoras que aplaudían con fervor con corredores pasando por delante como difuminados. Para ello bajé la velocidad de disparo (o aumenté el tiempo) a una décima de segundo, y aguanté a pulso como pude.

Animadoras

Lo curioso es que sí, los corredores aparecieron movidos como yo esperaba, pero las zapatillas clavadas en el suelo. También pruebas otras cosas, como bajar la cámara a nivel del suelo y ver la carrera desde otra perspectiva.

Desde el suelo

Mientras vas viendo pasar cientos de corredores delante de tus ojos te percatas de que suelen llevar un ritmo de pisada bastante acompasado, que van todos como sincronizados. Entonces se te ocurre intentar captar ese instante.

Al compás

Entre los espectadores también había historias que contar, como esta pareja que se atrevió a cruzar la calle entre el mogollón de corredores.

Cruzando la calle

Un par de señoras en bicicleta que no les importó circular con los corredores. ¿Para “chupar” cámara quizás?

Señoras en bici

O esta chica que iba con la intención de animar a su padre pedaleando a su lado.

Hija animadora

O ya el caso de esta familia que me conmovió más, que madre e hijo estuvieron nerviosos esperando que apareciera su pareja y padre, que iba ya de los últimos, y corrieron a su lado unos metros para darle fuerzas.

Familia

Había corredores que tenían tiempo para todo, como por ejemplo atender una llamada telefónica.

Dígame

O incluso echar una foto a la banda de batucada.

Maratoniano fotógrafo

Que por cierto, he empezado el post hablando de la banda de batucada pero aún no les he dedicado su apartado.

Batucada

La verdad es que debieron acabar hechos polvo porque no pararon de darle a los tambores desde las 9:30 hasta poco más de las 11:00. Pero al menos levantaban el ánimo a los que aún tenían 25 km de recorrido por delante y empezaban a flaquearles las fuerzas.

Dando ánimos

Y ya para acabar, las historias más duras de la maratón, los que no esperan ganar y ni tan siquiera acabar, sino llegar lo más lejos posible. Ves que lo están pasando mal, y ellos saben que tienen por delante aún 25 kms, pero aguantan, como este veterano que iba a su ritmo y por lo que he averiguado consiguió acabar la prueba en el puesto 13937 y con una marca de 5:27:53. Todo un campeón.

Veterano

Un momento curioso, cruzando la calle cuando faltaban unos pocos corredores por pasar. Éste hombre que parece tan cansado y apenas puede levantar los pies también consiguió acabar.

Cruzando la calle

Y estos que sí eran los últimos, abriendo paso al “bus escoba” que iba recogiendo a los corredores que abandonaban.

Los últimos en pasar

Por si fuera poco, una vez pasaron los últimos corredores y antes de que se reabriera el tráfico por la calle, estos chicos incansables aún nos deleitaron con un rato más de sus estridentes y alegres ritmos.

Batucada final

Espero haberte animado a acudir a algún evento deportivo con tu cámara. Seguro que en tu ciudad o pueblo se celebra alguna prueba como una carrera de 10km o una media maratón, un triatlón o cualquier otro deporte que también esté de moda. Así que infórmate del calendario y el lugar, prepárate el equipo, ¡y a por ello!

Estas fotos y la de portada corresponden a la edición de la Maratón de Barcelona del 2014. Puedes ver el reportaje entero en mi álbum de Flickr, o también el reportaje de la Maratón del 2011, que seguí desde este mismo sitio y desde otro punto… y aprendí que era mejor no moverse.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: