Las ligas amateur de fútbol sala o fútbol siete (#mierdiligas en adelante) son una mina de personajes, anécdotas, caspa y surrealismo.

En mi dilatada experiencia en este tipo de ligas, dilatada porque mi limitadísima calidad no me ha permitido jugar en otro sitio, he visto de todo menos fútbol, desde peleas y discusiones hasta #gañanadas de todo tipo, pasando por un ataque epiléptico en pleno terreno de juego, olor a porro (y a lo que no era porro), alcohol para entrar en calor antes de jugar, o vestuarios prefabricados que eran saunas en verano y congeladores en invierno. Vamos, que uno se curte, la diferencia con la mili, es que aquí hay enemigos, pagas por ir y los uniformes son aun más feos que el verde caqui o el de camuflaje.

Precisamente uno de los momentos más míticos y patéticos a la vez, es ponerse de acuerdo para elegir uniforme del equipo, así como asignar los dorsales y los nombres o apodos para llevar en la espalda… pero sin duda el peor es elegir el nombre del equipo. Ahí es cuando sale a flote la “inteligencia” y la originalidad de la gente… Maccabi de Levantar, Vodka Juniors, Aston Birras, Ajax Pino o Steaua Mineral son sólo algunos ejemplos de lo que os pretendo explicar.

El jugador de mierdiliga independientemente de que sea decente o un #paquete, está hecho de un pasta especial. Eso de ir a jugar un día entre semana, por ejemplo un día insulso como un martes, a las 22h o 23h, a pasar frío, y en algún caso a que le metan una paliza y volverse cabreado a casa no está hecho para todo el mundo. Lo mejor de todo, es que lo hace pagando y sin problema: “Oye que hay que poner 3 euros para el regalo de Fulanito que ha tenido un niño” “no jodas!, qué palo!, quita yo paso, ¿os pensáis que soy una ONG?”, o “me compro esto en tal tienda de Alicante porque me ahorro un 2% respecto a comprarlo en la tienda del vecino”…. pero que para jugar la liga hay que soltar 200 euros del tirón?, pues se pagan!, sin pensarlo y sin oponer resistencia alguna, es más, con ilusión!

En mi caso, y después de jugar en montones de equipos de empresa, amigos y algunos a los que ni sé como llegué, actualmente llevo 3 años jugando en “Relaxing Club“, un “equipo” al que me invitó Santi, un compañero de trabajo… de paso aprovecho para saludar a sus componentes (y a los del mítico “Soccerama“)  ya que varios de ellos forman el 99% de los lectores de esta sección.

Cuando Santi me hizo la oferta le pregunté por el “proyecto deportivo”, no tenía muy buena pinta la verdad, pero supongo que me convencí cuando me enteré entre otras cosas, que una vez cuatro de ellos después de salir de fiesta y cuando les entró hambre, entraron en un McAuto dos caminando delante y dos detrás… vamos como si fuesen en coche pero sin coche.

Un submundo en éste ya de por sí mundillo de las mierdiligas, serían las ligas de empresa, esas ligas que las empresas modernas crean para promover el “team building” (promover el trabajo en equipo para los no seáis cools o los que no tengáis Linkedin) y que acaba en “team destroying”, ya que cuando no acaba en bajas médicas por darlo todo en un estado de forma lamentable, acaba en piques entre trabajadores o incluso entre departamentos, que no hacen más que reflejar con un balón de por medio la tensión que ya se palpa en la oficina. Sobre “moderneces” laborales como nombrar cualquier cargo en inglés porque mola más o ciertos procesos “innovadores” para motivar, seleccionar personal, etc…podría rajar hasta el infinito pero para eso necesitaría otra sección.

La parte positiva de estas mierdiligas es hacer un poco de deporte, soltar adrenalina, conocer gente más o menos “interesante” e incluso a veces ganas y encuentras equipos peores, que no todo van a ser disgustos por perder o rabietas por alguna trifulca o discusión sin importancia con algún rival… o bueno ahora que lo pienso… no tan “sin importancia” que por ahí hay mucho imbécil… qué coño imbécil?… mucho hijo de la gran p… “veeeen!, veeeen! que me vas a queeeeee?!?!  Te espero fuera!!!”

Anuncio argentino de TV de 2006 que refleja perfectamente lo que son las mierdiligas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: