París, la gran capital del amor, y eso es lo que vi hace un par de fines de semana que estuve allí. La verdad es que ésta era la tercera vez que la visitaba y lo que me encontré fue con personas super amables, al hilo de conversaciones que aún escucho contrarias a esta afirmación, con un ciudad cuidada, con grandes despliegues policiales al hilo de los últimos acontecimientos, con sonido de acordeones en cada esquina, con una cocina #Ohlala y en la que se ve la moda en las calles. París siempre tiene una excusa perfecta para visitarla.

Vamos a ponernos en situación y qué mejor que comenzar tarareando esta maravillosa canción

Sous Le Ciel De Paris

“Sous le ciel de Paris

s’envole une chanson

elle est née d’aujourd’hui

dans le cœur d’un garçon

sous le ciel de paris

marchent des amoureux

leur bonheur se construit

sur un air fait pour eux”….

Antes de viajar, mira las posibilidades de vuelo. Muchas compañías aéreas que llegan a los 3 aeropuertos que tienen. No son caros ahora, así que yo te diría que aproveches, aunque después de la Eurocopa, claro. Lo mejor, más rápido y cómodo  para moverte de cualquier aeropuerto al centro son los trenes RER, unos 11 euros, que incluyen también un viaje en metro. Recomendación: si vais un grupo de 4 personas o más, quizá os interese más coger un transfer privado que a la suma os sale más barato que el transporte público.

Jardín de las Tullerias

Jardín de las Tullerias

París está dividido en distritos. Los primeros, del 1 al 4 están en pleno centro, y desde ahí, como si se tratara de trazar círculos, se van contando hasta 20. Es importante tenerlo en cuenta, sobre todo por la zona dónde te quieres alojar. Recomendación a la hora de buscar alojamiento en París:

  1. Selecciona un par de distritos para alojarte y haz la búsqueda así, si no quieres volverte loco, tanto para hoteles, hostales como apartamentos.
  2. Las estrellas de los hoteles no equivalen a las estrellas de los hoteles en España. Así que ojo!!!. Las habitaciones suelen ser más pequeñas y los baños algo diminutos. Y mira las opciones de otros viajeros en Tripadvisor
  3. Obviamente cuanto más alejado estés, más barato te va a salir, #Obvio.
  4. Si te alojas por el centro, intenta reservar habitaciones en últimos pisos y si tienes suerte hasta podrás ver la Torre Eiffel desde la cama.

Paris mapa

Personalmente me alojé en el distrito 9, Montmartré, uno de los más bulliciosos pero con mayor encanto, al menos para mí, que me quería sentir como Amelie, con permiso de Audrey Tautou.

El Café Du Molins

El Café Du Molins

Comencemos a rutear.

París es una capital grande, muy grande, con avenidas gigantes y mucho por ver. Un opción para verlo de un vistazo es cogerte los autobuses turísticos en los que te bajas y subes en las paradas durante 24 o 48 horas (buena opción si vas con niños) o puedes optar por moverte por el metro o puedes optar para pasearte parís. Esta es la opción que yo tomé, una media de 20 kilómetros diarios que diréis – ¡Eso no es nada!, pero no, para una persona como yo que apenas hace deporte es la bomba.  Quería poder vivir la ciudad y poder desviarme de los lugares más frecuentados.

Qué no deberías perderte.

Si tenemos solo un fin de semana, y para que no volvamos desmayados a casa que hay que disfrutar también de la ciudad, optaría por llevarte previamente la ruta de lo que quieres ver,  contando con las colas de acceso a muchos monumentos. Así que tú decides. A continuación te describo cómo ver París en un finde sin morir en el intento.

Moulin Rouge

Moulin Rouge

 

  • Día 1.

Imagínate que llegas un viernes por la tarde. Es la tarde perfecta para perderte en Montmartre. Para llegar, podéis tomar el metro hasta Blanche o caminar por la Rue Montmartre hasta llegar a la Plaza Blanche, donde se encuentra el mundialmente conocido Moulin Rouge. Si quieres asistir a algún espectáculo por la noche (23:00), vas a tener que gastarte algunos eurillos #Ahílodejo.

El Boulevard de Clichy, dónde se encuentra el Moulin, es una zona bohemia y sus alrededores, callejuelas llenas de gente en las terrazas de las Brasseries y tiendecitas, con ambiente parisino único. Si sigues caminando, llegaréis hasta la parada de metro Anvers, donde veréis indicado el Funicular de Montmartre hasta Sacré-Coeur o Basílica del Sagrado Corazón.  Antes de decidir cómo vais a subir, por funicular con coste o por tu cuenta los 197 escalones, #vengaquenosediga a por las escaleras, podéis deteneros en la Place des Abbesses,  dónde se encuentra Le mur des je t´aime que lleva escrito en más de 300 idiomas la palabra “Te quiero”. Que estamos en la ciudad del amor #nosenosolvide.

Sacré-Coeur o Basílica del Sagrado Corazón

Sacré-Coeur o Basílica del Sagrado Corazón

Ya arriba en Sacré-Coeur, parad a contemplar los tejados de París. Impresionante la visión de todo París desde allí. Os recomiendo entrar en la Basílica, merece la pena.

Una vez que salgáis, recorrer las calles de este bohemio y mágico barrio. Llegar hasta la Place du Tertre (más conocida como Plaza de los Pintores), uno de los mejores lugares de París para cenar tranquilo a un precio económico o seguir hasta el Museé de Montmartre que tiene una encanto #quenosepuedeaguantar .

  • Día 2.

Levántate prontito que hay mucho que ver. Tras un desayuno con un buen café, fruta y unos croissants, salta a la calle. Hoy os propongo una ruta clásica con una despedida de día en todo lo alto.

Comenzamos en la Catedral de Notre Dame, para  los que no la conozcáis seguro que si os doy una pista: ¿¿¿el libro o la película El jorobado de Notre Damm, las gárgolas???….¿ya sabéis de dónde hablo?  Una de las catedrales góticas más bonitas y más antiguas que hay en el mundo. Os recomiendo llegar antes de las 09.45,  ya que la cola para visitarla, gratuitamente, se comienza a formar a esa hora. Para poder ir al campanario, tenéis que ir a la izquierda, a otra cola y subir 387 empinados escalones a pie, otro #Ohlala para los valientes.

Catedral de Notre Dam

Catedral de Notre Dam

Después al salir de Notre Dame cruzad la plaza y, girando por la Rue de la Cité, llegar a la Place Louis Lépine, donde se celebra todos los días el mercado de las plantas. Si hacéis la visita en domingo, también podréis ver puestos de pájaros. También en Île de la Cité como se conoce a esta zona, está la Sainte Chapelle, otra maravilla gótica, pequeña pero impresionante. No suele estar como parada obligada en las rutas turísticas, pero os recomiendo entrar aunque cueste 10 euros y traer, si venís como cámara, objetivos de ojo de pez para poder captarla bien. A mí, me enamoró.

Sainte Chapelle,

Sainte Chapelle,

Salir de allí y cruzando el Pont Saint-Michel llegaréis al Barrio Latino, coged el Boulevard Saint-Michel hasta llegar a la Rue Soufflot, dónde están los jardines más bonitos de París, Le Jardín des Luxembourg. Hay que aprovechar para coger fuerzas, sentaros en el parque al sol y dejad pasad el tiempo y de ahí, al Pantheón, otra visita imprescindible. Ya es casi medio día.

De aquí dos planes que podéis elegir, si os apetece pasear por la orilla del Sena hacia la Torre Eiffel, parando en los puentes de París (que ya os hable en el post de los puentes), hasta llegar a Les Invalides. Aquí podéis ver, antes de dirigiros a la Iglesia, el puente más bonito de parís, Pont du Alexandre III, una maravilla.

Ya en El Domo des Invalides, visitar el interior de la iglesia y bajo la cúpula central, se encuentra la tumba de Napoleón y muy cerquita, el Museé Rodin, muy cómodo de ver y altamente recomendable. En su jardín se encuentran las principales obras del escultor, ¿qué tal darte un beso con tu pareja bajo la escultura de tal nombre? #románticoNolosiguiente .

O bien podéis tomar el metro hasta Invalides, Varennes o  La Tour-Maubourg, si la mañana os ha dejado agotados y haced las mismas visitas propuestas, con más tiempo para poder ver la Iglesia y el Museo Rodin y comer.

Hora de comer.

Y para comenzar la tarde, visitar el gran símbolo de París, La Torre Eiffel. Recomendado: sacar online las entradas con anticipación. Las dos veces previas que había visitado París no me había dado tiempo a subir pero esta vez, a la tercera fue la vencida. Os aseguro que las vistas son impresionantes. La mejor hora, la que comienza el atardecer y en verano está abierto hasta las 12 de la noche para una vistas nocturnas inimaginables. Pero antes de adentrarnos en la Torre, cruzamos el Sena para ir a Jardins du Trocadero. Las mejores vistas que podéis tener de la Torre Eiffel y los Champ de Mars. Hay un café-restaurante arriba del todo, dentro del Museé de l´Homme donde podréis tener una parada con vistas y tomaros un café acompañado de una de las tartas #aunmeestoyrelamiendo

Ya cuando subáis a la Torre Eiffel, no miréis el reloj, contemplad cada esquina de París, desde 300 metros es una maravilla. Hay varias entradas, o bien puedes ir a comer o cenar al restaurante de la primera planta, o bien puedes compra la entrada a la segunda planta y ahí adquirir el pase para la cumbre, el tercer piso. Y disfruta.

Torre Eiffel

Torre Eiffel

Al bajar, y si tenéis hambre que es la hora de la cena, tenéis que tomar otra vez el RER en Champs de Mars – Tour Eiffel y bajaros en Saint-Michel – Notre Dame. En el Barrio Latino, mil sitios para cenar y tomar una copichuela a precios razonables y terminar el día paseando y viendo los monumentos iluminados. Cruzando a la Île de la Cité desde el Barrio Latino por cualquiera de los puentes del Sena llegaréis de nuevo al inicio de la ruta, a Notre Dame

El itinerario de este día ha sido algo cansado, pero ha merecido la pena

  • Día 3

También debemos aprovechar bien las horas que nos quedan en la capital francesa. Recomendado el recorrido que nos queda, ¿Qué no hemos visto?… tic-tac-tic-tac no os doy pista porque es obvio: Museé du Louvre, avenida des Champs-Elysées, Arco del Triunfo y si nos queda tiempo, subiremos a la Opera.

Comenzamos el día en el Arco del Triunfo, que tiene vista muy chulas aunque nada comparable a la Torre Eiffel #tambiéntelodigo. Bajamos por la Avenida des Champs-Elysées, echando un ojo a los escaparates de los diseñadores o tomando un cafetito en las exclusivas terrazas, durante una media horita hasta la Plaza de la Concordia, plaza muy conocida por haber perdido la cabeza muchas personas en el siglo XVIII entre ellas Luis XVI, la reina María Antonieta o Robespierre. Allí se encuentra el obelisco de Lúxor, de 23 metros y con jeroglíficos del reinado de Ramsés II. Junto a él y colocada hace poco, una noria con motivo de la Eurocopa 2016 que se celebrará en los próximos días.

Museé du Louvre

Museé du Louvre

De ahí varias opciones de visita dependiendo del tiempo que os quede:

  • al este, Jardín des Tuileries, típicos jardines al estilo francés, que llevan directos al Museé du Louvre. Podemos entrar (os aconsejo haber mirado previamente qué exposición os apetece o simplemente entrar para ver la Mona Lisa o la Venus de Milo). Desde allí tenéis opción de adentraros en el barrio más trendy de parís, Le Marais, y comed tranquilamente antes de emprender el regreso a casa.
  • al sur hacia la Asamblea Nacional o también denominado Palacio Bourbon.
  • al norte Eglise La Madeleine. Caminando en sentido a la Madeleine recorreréis la Rue Royale, una de las calles comerciales más famosas de París. Podéis acceder al interior de la iglesia que también merece mucho la pena entrar. Salid y seguir la calle Saint Honoré y llegáis a la Plaza Vendôme, presidida por la famosa columna copia de la de Trajano, en Roma. Y si seguís hacia Boulevard Haussmann, llegareis a la Ópera Nacional o Palacio Garnier, que está junto a las Galerías Lafayette y Consejo: Entrad en la primera, al menos para ver la cúpula y subir a la azotea de la segunda, a la novena planta #vistazadeParís para despedirnos como es debido de París.
Plaza Vendôme

Plaza Vendôme

Esta vez no os voy a recomendar alojamiento ni restaurantes, no porque no quiera ni me haya vuelto vaga #Diosmelibre, sino por dejaros llevar por lo que queréis encontrar cuando vayáis a París, la ciudad de la “Liberte, Egalite, Fraternite”.  Si buscáis algo bohemio, o si buscáis el lujo parisino o simplemente queréis lo más bullicioso. Todo tiene cabida en la Ciudad del Amor, merveilleux, beau y Bohême. En breve os contaré direcciones secretas para perderse en París y comer los mejores macarons, mejillones, degustar el mejor vino francés o simplemente dónde hacerse en mejor pic-nic para pasar un día en Versalles.

Au revoir, preciosos!.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: