Cómeme el coco negro (pongan la coma donde quieran) #sirvaseustedmismo

El sexo oral… ya hablamos del “contrario” en otro post (te dejo aquí el enlace por si te lo perdiste), y ahora toca lo que no tocas con la lengua.

Y como si estuviera hablando con mis amigas con una copa de vino en una sobremesa, hoy abriremos la Caja de Pandora para dar luz a este oscuro tema y no quedarnos con lo único que se quedó en esa caja, la esperanza.

Hombres…, o he sido muy desafortunada con mis amantes o no hay tantos que bajen a las hendiduras íntimas femeninas.

Podría hacer una encuesta entre las mujeres y me juego una birra que el 70% de las encuestadas ha tenido muy pocos amantes expertos en la materia. ¿He dicho el 70%? ¡Optimista! Me arriesgo a decir el 80%, venga #conunpardeesoquenomecuelga

Sugiero que busquen información (este post que he encontrado considero que es una guía bastante sencilla y clara de entender, lean hasta el final. De nada, chicas). Comenten entre ustedes cuando queden para la cerveza semanal, practíquenlo con asiduidad o lo que tendría que ser:  pregunten a sus parejas cómo les gusta!!! Pero bajen, que también lo gozamos!

Como todo en la vida, hacer las cosas con voluntad mola para tener la conciencia tranquila, pero no basta para el sexo, laman como Dios manda, esfuércense poniendo ganas, hagan estremecer a la señora con lo que está recibiendo. Dar y recibir placer es lo que queremos al fin y al cabo #yatusabeh

Lo tengo comprobado, siempre que sale este tema en tertulia hay uno que salta aludido diciendo algo así: “Bah! Porque no has dado conmigo”.

Anda!!! El mejor cunnilingüidor (permítanme el adjetivo) y no ha pasado entre mis piernas… Qué desgraciada soy!

 Si con alguna afortunada le funcionó #lefelicito, pero no todas somos de la misma manera ni nos gusta igual.

Hay mucho charlatán suelto, de esos que “prometo, prometo (ya verás nena que te voy a comer todo) hasta que te la meto y una vez metido, se acabó lo prometido”, también los conocemos, fichados los tenemos (que no somos nuevas).

Cuántas veces tras un polvo he escuchado eso de: “Vaya… al final no te lo he comido… el próximo día”.

Perdonaaaaaa? (Se me levanta la ceja izquierda automáticamente). Si lo raro es que alguien lo haga!!! Y… quién le ha dicho que habrá otro día???

Eso sí, cuando el individuo lo hace y si encima lo borda, es información que tengo que compartir con mi amiga Mónica vía Whastapp: Moni, Moni!!! Todavía me tiemblan las piernas!!!!  (Ella ya sabe de que hablo).

Unas bailaoras sevillanas (rubias) junto con unas palmitas, es la respuesta (y viceversa cuando le pasa). Mi amiga del alma con la que comparto mi vida vaginal (Departamento de Ginecología donde acudo semestralmente a mis revisiones) y ocasionalmente (ya que rara vez ocurren), mis acontecimientos / festivales dignos de mención cómo son estos, nos felicitamos por nuestro éxito como si ganáramos la maratón de New York!!!

Una raya en el cabezal de mi cama se origina imaginariamente con mi sonrisa (vertical) cuando me quedo a solas.

Hágannos felices, acudan a la llamada de la hembra cuando noten el pubis apuntando al techo, que no les provocará ninguna protrusión ni cualquier otra lesión en sus cervicales, regalar placer unos minutos también les hará mucho bien a ustedes mismos.

De momento no nos queda otra que quedarnos dándonos lametazos pero en nuestras ficticias heridas tras un: hoy tampoco he pillao.

Gracias a la fotógrafa Charo Guijarro por prestar su imagen para decorar este post!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: