Roma. Finales de los años 70. Unos pocos pandilleros de medio pelo de un barrio popular de Roma llegaron a convertirse en la banda criminal que consiguió que la ciudad imperial se rindiera a sus pies.

Así arranca Romanzo Criminale, y así sucumbo otra vez más a los encantos de una serie italiana, y es que cómo siempre digo, el género criminal y policial da mucho de sí.

De producción impecable y con sello SKY, está basada en la novela homónima, tiene corte biográfico, y se desarrolla en dos temporadas de 12 y 10 capítulos muy bien estructurados.

En cuanto a trama es impecable y muy elaborada.

La banda del barrio de la Magliana, liderada por el Libanés, el Frío i el Dandi, básicamente, y con sus matones de turno, pasaron de mover unos pocos gramos de droga en su barrio a luchar por el control de todas laa actividades ilegales en Roma, neutralizando todos sus enemigos y competidores.

Empiezan con un secuestro de un aristócrata en Roma, y en una decisión de corte muy empresarial, deciden re-invertir el botín del rescate comprando droga y montando una red de distribución en toda la ciudad.

Durante los tiempos venideros se adueñaran de las calles de Roma, llegando el Libanés a autoproclamarse el Rey de Roma, y tejerán alianzas con otras bandas, la Camorra e incluso con los Servicios Secretos.

El comisario Scialoja, a quien encomiendan el caso de la banda del Libanés, verá cómo sus esfuerzos para desarticular la organización criminal resultan infructuosos.

Con el paso de los años, la banda va evolucionando y con ella sus miembros y las relaciones interpersonales entre ellos.

En cuanto al reparto, todos actores italianos, algunos conocidos de alguna otra serie, y la mayoría anónimos, pero muy convincentes en sus interpretaciones, en especial los personajes de el Libanés, el Frío y el Dandi, los tres con unas dotes interpretativas magistrales.

Dos de ellos, el Dandi y el narcotraficante “el Sardo” curiosamente, aquí dan vida a dos capos, y en otra serie, de la cual os hablaré pronto, se ponen en la piel de dos policías.

En cuanto a la fotografía, siempre es gratificante ver ubicaciones de exteriores de Roma, y cabe destacar el gran despliegue de medios para conseguir tantos vehículos de los años 70 para la producción.

Personalmente, a mi me gustó mucho. Quizás no tiene la garra de otras series en cuanto a efectos especiales y acción. No es una serie de acción trepidante, sino más bien, una serie policial de trama continua con una estética #ochentera muy cuidada y con una banda sonora que mucho merece la pena.

No se hace farragosa en absoluto pues yo la vi en apenas semana y media, a ritmo de dos o tres entregas cada día.

No os diré cómo acaba, pero sí que la segunda temporada tiene final cerrado.

Os la recomiendo en versión original!!!

Espero que os guste!!!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: