Soy una persona que quiere ser persona.

Llega un momento en la vida que te planteas qué estás haciendo con tu vida y si estás haciendo lo que realmente eres o quieres ser. Te planteas: “¿Estoy haciendo lo correcto? ¿Soy la persona que quiero ser?”.

En estas últimas semanas, ha habido un par de agresiones, seguro que muchas más pero no han salido a la luz pública, a guardias de seguridad del Metro de Barcelona. En esta última nadie hizo nada. De hecho la gran heroína del asunto fue una mujer que se limitó a hacer una foto, que parece hecha com una patata. Triste, muy triste.

En una estación de metro que probablemente estaba llena de gente, llena de personas sanas, fuertes y ágiles que pudieran haber ido a ayudar al guardia que fue agredido por tres personas, tres. Y sin navajas ni nada peligroso. Con una simple pelota de playa y yendo en bañador y chanclas.

Al ver esto, junto con otra agresión de hace unos días, me vino a la cabeza la cuestión de como somos las personas. ¿Somos personas dentro de un grupo mayor que se llama sociedad? ¿O somos personas individuales, egoístas, temerosas que sólo miramos por nosotros mismos?

Existe el concepto de la difusión de la responsabilidad, que es básicamente que si se está con un grupo de personas suficientemente grande, se piensa que “esto ya lo hará otra persona, somos muchos”.

Viviendo en una gran ciudad como Barcelona he visto situaciones similares, sin que sean tan graves, y he hecho el urbanita, “ya vendrá alguien a arreglarlo” o “alguien llamará a la policía”. Pero ha llegado el momento que he dicho basta. No puede ser que sea así y también va por la gente, si, tú también. Si nos pasase esto mismo, diríamos que como puede ser que no nos hayan ayudado. Si no estamos allí, alguien tendría que haber ido a ayudar. ¿Pero y si estamos allí y no somos la persona afectada? Efectivamente, la respuesta va de “Métete tú” a “No es mi trabajo”. Vergonzoso.

Haciendo un caricatura de la sociedad actual, básicamente es “Hago lo que me da la gana hasta que me pillen. Algunas normas de convivencia y leyes son opcionales, a discreción mía personal. Me importa muy poco el resto de gente”.

Pues, personalmente he dicho basta. Basta de ser un cobarde y pasar de todo. Si se comete un delito lo denuncio.

Si alguien tira un papel al suelo cuando puede esperar 2 minutos para tirarlo en una papelera, se lo digo y le doy el papel. Y mucho más importante que un papel es, si se agrede a una persona la defiendo, no me quedo mirando como un cobarde y un egoísta. Por lo tanto, prometo que si vivo una situación similar me meteré y defenderé a la persona agredida. Porque soy persona, no una cacho de carne miedoso, hipócrita y egoísta que no le importa una mierda la gente de su alrededor. Soy una persona que quiere ser persona.

Aquí os dejo el enlace a la noticia de la segunda agresión.

Bernat Nacente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: