He estado un poco desconectada estas últimas semanas #perdonadmeporfavor pero ya estoy de vuelta tras 10 días que he pasado en la maravillosa Escocia. Este viaje da para varios post pero los voy a dividir en dos: uno de ellos, éste primero, os hablaré de esta alucinante ciudad escocesa, Edimburgo. La semana que viene os contaré mi experiencia por las tierras altas o highlands al estilo de la serie Outlander.

Catedral de St. Giles

Edimburgo, ubicada en la costa este de Escocia, a orillas del fiordo del río Forth y capital de Escocia desde 1437 y sede del gobierno escocés. Fue uno de los centros más importantes de educación y cultura durante la Ilustración gracias a la Universidad de Edimburgo. Sus distritos The Old Town (ciudad antigua) y The New Town (ciudad nueva) fueron designados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. Paseando por las calles, a varios niveles, te haces a la idea de porqué es una de las ciudades europeas que cuentan la historia de una manera tan clara.

Para llegar allí, lo mejor es el avión, aunque también te queda la opción de ir en coche desde Francia por el Eurotunnel. Varias líneas aéreas llegan, Ryanair, Easyjet o Iberia.  Al llegar al aeropuerto, hay varias maneras de llegar al centro, aunque os recomiendo la línea de autobús Airline 100, que se toma a la puerta del aeropuerto y te deja en la estación de Warveley, en todo el centro, entre The Old town y The New town. Puedes sacar el billete online aunque solo te permite ida y vuelta. Precio 7,5 libras.

Castillo de Edimburgo visto desde el Parque Princess

Cuando llegas te quedas con la boca abierta. El Castillo, coronando lo alto de una de las colinas de la ciudad, se divisa a kilómetros. Por el otro lado, en el sur, otra de las colinas, Calton Hill y Arthur´s Seat cierran las vistas.

En cuanto a alojamiento muchos. Desde Hostel con habitación compartidas a precio muy modesto, a hoteles bien situados y como no, la opción de los apartamentos. Es una ciudad que puedes ver perfectamente en un fin de semana y no sale cara.

Cosas a saber:

–          Moneda es la libra esterlina, como en todo el Reino Unido. Y OJO! Hay billetes que te pueden dar que “solo” sirven en Escocia, son de colores, como si fueran del Monopoli. Que está bien quedarse uno de recuerdo, pero que si vais a otra localidad quizá no os lo acepten.

–          Idioma el inglés. Tienen un acento más rudo que el fino inglés de Inglaterra. En algunos pueblos pueden aun hablar el Escocés, pero no es muy normal.

–          Tiempo. Casi siempre llueve. En un mismo día te puede llover, hacer sol, niebla y viento. Así que aunque vayas en verano, olvídate de las chanclas o sandalias y de los vestidos de tirantes. La maleta que debes hacer es por capas. Camiseta de manga corta, manga larga, camisas, algún jersey, chubasquero (BÁSICO), calzado no de tela y no está de mas algún abrigo y/o gorro. Jamás te traigas un paraguas, con el viento que hacer te dura #nadaymenos

Museo Nacional.

–          Los escoceses es gente super afable, simpáticos, educados. Por la calle te llamará la atención que muchos hombres van con el Kilk, la falda escocesa tradicional. A mi especialmente me encanta, eso si, ojo! si hay viento que debajo no llevan nada. Por otra lado, es una ciudad muy segura y limpia. Hay unos señores con una cazadora roja paseando por la ciudad que si te ven o tirando una colilla o basura al suelo directamente te ponen multa así que #nohagaiselguarrete. 

–          Transporte. Está muy bien comunicada por la línea de autobuses que tienen. Eso si, ten a mano el dinero justo, 1,60 libras por billete, porque no dan cambio.

–          Los museos son todos gratis, es una política que tienen hace siglos ya que se considera que todas las personas “ricas o pobres” deben tener libre acceso a la cultura aunque siempre tienes una opción de colaborar con algo de dinero en las urnas que hay en todos los museos destinado para la conservación de monumentos. Intentad entrar en todos, sobre todo en el Museo Nacional dónde podréis saludar a la archiconocida Oveja Dolly.

Victoria Street.

Sitios que no debes perderte.

Como siempre que escribo una pequeña guía de alguna ciudad, os recomiendo, si no queréis ir por libre y perderos esos rincones importantes de la ciudad, que contratéis una visita al menos de 3 horas por la ciudad. Hay opción de hacerlo previo pago a unas 12 libras, o bien, en la calle principal de la Old Town, The Royal Mail, tienes varios puntos de encuentro de guía gratuita de 2 horas por la ciudad en todos los idiomas. Te van mostrando y contando la historia de la ciudad, de los grandes personajes que ha dado, del GrassMarket, antigua feria de ganado y sitio de ahogamientos #sisiallíteahoracabanportodo y hoy en día una de las zonas de pubs mas transitadas de la ciudad.

The Royal Mile.

Zona de The Old Town. Arteria principal como os acabo de comentar The Royal Mail. Esta calle de 1 kilómetro llega desde el Castillo de Edimburgo hasta el Palacio de Holyrioodhouse, este último visitado al menos una vez al año por la Reina de Inglaterra y por ello lo cierran al público durante su visita. La Royal Mail se divide en distintos tramos, algunos prohibidos a la circulación de coches. Toda la calle llena de tiendas de souvienir con mantas, bufandas, gorras del cuadro escoces. Recomendación: todas las tiendas de la Royal Mail pertenecen a la misma empresa, así que no busques de una a otra mejor precio, #notevuelvasloco porque todas venden lo mismo al mismo precio.

En esta Real calle nos encontramos con la historia de siglos de la ciudad. La Catedral de St. Giles en el centro. Una catedral que no tiene título de tal, con vidrieras impresionantes y que merece la pena entrar. No te pierdas, al fondo a la derecha la pequeña Capilla del Cardo (Thistle Chapel). Construida bajo las órdenes de los Caballeros de la Orden del Cardo entre 1909 y 1911, con un estilo gótico espectacular. Intenta buscar allí dentro el angelito con gaita.

La Plaza del Parlamento, dónde se encuentra la catedral, tiene mucha historia sobre todo del inicio del protestantismo, de los ahorcamientos en la Edad media y de los antiguos edificios que ya no se encuentran.

Si os queréis tomar algo que no sea Té, podéis ir al probablemente pub más famoso de esta calle, el Deacon Brodies (435, Lawnmarket). Inaugurado en 1806, debe su nombre a William Brodie, un respetable ciudadano durante el día que por la noche se convertía en el más temible de los ladrones. ¿Recordais al famoso Doctor Jekyll y Mr. Hyde?, pues dicen que la novela de Robert Louis Stevenson está inspirada en el comportamiento de William Brodie, se basó en su historia para escribir la novela.

Pubs en GrassMarket

Otro de los rincones que no os podéis perder en la mismo calle son los “Close”. Se llamaban así a pequeñas callejuelas dónde en la Edad Media se hacinaba a los pobres para pasar la noche.  Callejones húmedos, estrechos y con mucha parte al descubierto #comovivianentoncesAymadre . Os recomiendo la visita al mas famoso y mejor conservado, The Real Mary King’s Close a 14,50 libras por persona. Puedes comprar el ticket aquí Merece la pena.

Barrie´s Close

La visita al Castillo de Edimburgo es obligada. Ve con tiempo, puedes tardar de una hora y media en adelante. Es gigantesco y con mucha historia alrededor aunque del castillo del S. XV poco queda. Apenas la Capilla de Santa Margarita en lo alto, la zona más antigua de la fortaleza que es también el edificio más antiguo de Edimburgo. El Castillo no es gratuito y merece la pena, para evitar colas, sacar el ticket online a 16,50 libras. Una de las mejores vistas a la ciudad desde lo alto de la fortaleza.

Otra parte que no deberías perderte es la colina de Calton Hill. Paseando por Princess Street y recorriendo el parque, llegas a este fantástico punto monumental al que llaman “La Atenas del norte”. Momento recomendado para ir, al atardecer, porque las vistas del sol cayendo sobre el castillo son impresionantes. Varios monumentos pero el mas emblemático, a parte de la Torre Nelson es el Monumento Nacional, al que llaman “la vergüenza de Edimburgo“, ya que cuenta la leyenda que quedo inacabado por no tener más presupuesto porque se lo habían gastado en cerveza y Whisky #yYomelocreo

Claton Hill

 

Desde allí puedes bajar de nuevo por Princess Street (The New Town) dónde está la zona comercial con tiendas internacional super conocidas y acabar tomando una pint en un banco, sí si, has oído bien, un edificio espectacular que era banco se ha convertido en macro pub, The Dome. No te olvides de ir a ver la cámara acorazada #quiensabesihaydinerilloaun (14, George Street). Una enorme cúpula de cristal se cierne sobre el edificio proyectando una luz especial sobre las columnas griegas y los mosaicos que decoran la estancia.

Otra zona que deberíais visitar es en la zona de Grassmarket, uno de los cafés más conocidos de Edimburgo, The Elephant House (21, George IV Bridge). ¿por qué es conocido? Pista uno… una escritora británica pasaba en día tomando té y mirando por la ventana un imponente Colegio Privado que dio lugar a una de las series de libros del mundo. ¿Aún no?, venga otra pista: “Alohomora”. Efectivamente, hablo de la escritora J.K. Rowling que pasó infinitas horas dando forma a su exitoso libro “Harry Potter” . Recomendación: pasa por el cuarto de baño cuando vayas #Ahílodejo

Cementerio de Greyfriars Kirkyard

Muy cerquita nos encontramos con otro de los iconos de la ciudad y que da lugar a muchos tours de fantasmas de la ciudad y por ello Edimburgo es una de las ciudades del mundo de nivel 3 en parapsicología #quemiedito, el cementerio de Greyfriars Kirkyard. A pesar de que el cementerio que rodea a la Iglesia de Greyfriars es el lugar de descanso y paseo de muchos, es conocido sobre todo por ser el lugar en el que se encuentra enterrado Bobby, el perro que permaneció junto a la tumba de su amo durante 14 años. Pero también este cementerio es conocido por otros hechos, hay una parte de este cementerio cerrada al público porque dicen que han acontecido hechos paranormales de nivel 3, con lesiones incluidas para personas que por allí paseaban. A mí, que me da mal rollo todo esto, os lo cuento para que lo sepáis y punto #semeponenlospelillosdepunta.

Otras zonas que también podéis recorrer es Dean Village, situado a escasos minutos del centro de la ciudad. Un pequeño puente sobre el río Leith y las hermosas casas de piedra que se conservan desde el siglo XVII constituyen un paraje precioso. #recomendado

Y ya, si queréis poner la guinda a este fin de semana impresionante deberíais coger el autobús 40, unos 30 minutos en dirección Penicuik, para visitar la Rosslyn Chapel. Sabes cual es seguro. Últimas escenas del libro y de la película “El código Da Vinci”. Espectacular iglesia, que pasaría horas descubriendo cada escultura y su significado. Aquí mucho han tenido que ver los Masones. Dentro no dejan hacer fotos, pero a ver, alguna que otra si que debes hacer #quenotepillen quita flash, el ruidito del “click” etc.

Rosslyn Chapel

Por último, no olvidéis probar en alguna destilería, un buen Whisky que lo tenéis de todos los sabores, de acudir a alguna cena typical Scottish, de comprar alguna cosilla de Cashemire,  de descubrir cada rincón, de poneros zapato cómodo porque vais a hacer piernas con tanta cuesta y escalones, y sobre todo, disfrutar y cantar bajo la lluvia.

Edimburgo es una ciudad embrujada y que te embruja. Yo ya quiero volver. Si tenéis alguna preguntita o queréis añadir alguna cosilla mas #serábienvenida.

Bye My friends.

Guardar

Guardar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: