Os tengo que confesar, que desde pequeña los libros que más me gustan no son ni de amor, ni de ciencia ficción, ni eróticos, sino los libros policíacos, con asesinos incluso múltiples y si tienen unos escenarios reales o históricos, mejor. Si ya de pequeña quería ser egiptóloga pero mi padre me dijo: – “dónde vas tú a excavar Anita, si ves un bicho y te subes a una silla gritando”– . Pero fuera de estos recuerdos y de broma, entenderéis que uno de mis escritores favoritos es Dan Brown y de títulos como “El Código Da Vinci”, “Ángeles y demonios” o la última publicada, “Inferno”, por cierto el libro me lo leí dos veces. Ansiosa estoy del nuevo libro que creo, se publicará en breve.

Pues bien, en torno a los libros, y sobre todo, al éxito de la puesta en escena en los largometrajes, se ha creado una corriente de viajeros, mitómanos, que quieren descubrir  y ver los mismos sitios donde tuvieron lugar los rodajes de las tres películas. París, Roma, Reino Unido, Florencia, Estambul…tienen guías de viaje específicas que te llevan a cada rincón #OMG 

“Y ¿aquí estuvo alojado Robert Langdon?…”, preguntan,  “¿y Aquí, exactamente aquí, en esta habitación dónde recibe la llamada?”,

“Y, de verdad que Sir Isaac Newton era un Illuminati??…y mil preguntas más que se pueden hacer.

 

Comenzamos con la primera El Código Da Vinci

“El catedrático y afamado simbologista Robert Langdon (Tom Hanks) se ve obligado a acudir una noche al Museo del Louvre, cuando el asesinato de un restaurador deja tras de sí un misterioso rastro de símbolos y pistas. Con la ayuda de la criptógrafa de la policía Sophie Neveu (Audrey Tautou) y poniendo en juego su propia vida, Langdon descubre que la obra de Leonardo Da Vinci esconde una serie de misterios que apuntan a una sociedad secreta encargada de custodiar un antiguo secreto que ha permanecido oculto durante dos mil años…” (Sinopsis) Wikipedia.

 

El libro tiene su centro en la maravillosa París. Escenarios como el Hotel Ritz, dónde supuestamente se alojaba Robert Landom, a partir de ahora Nuestro Rob, pasando por el Louvre donde se comete el primer asesinato. He leído por ahí que para rodarlo solo tuvieron una semana y en horario de diez de la noche a cuatro y media de la mañana. ¿Os imaginas visitar por la noche todo el Louvre cuando no hay gente?, a mí no sé si me daría miedo, o me iría a contar secretos a la pequeña Gioconda mientras me bebo una botella de Champagne rose #quebuenoesimaginar

img_4863jpg_27265447906_o

Pero al margen de este gran escenario, hay otro que antes de la película pasaba inadvertido, hablo de La Iglesia de San Sulpicio es otra cita obligada para los fans de Brown. Esta iglesia, está enclavada en el barrio de Saint-Germain-des-Pres, fuera en las rutas turísticas aunque su tamaño ocupa el segundo lugar después de Notre Dame. Ahora los fetichistas van en busca del gnomo astronómico aunque lo grandioso de este lugar es ver como los rayos de sol en el solsticio de verano y de invierno reflejan un lugar concreto, #yhastaahípuedoleer.

Perderse por la calles parisinas hasta la estación de Saint Lazaré dónde Rob y Sophie  compran un billete a Lille, que en la realidad sería imposible porque no hay ese destino desde la estación, o ir siguiendo la pista de los medallones dorados con las letras “N” y “S” que terminan de nuevo en el Louvre y aquí volverse loco para hallar la pirámide invertida, el final del libro, y caer llorando de la satisfacción.

Y del libro no podemos olvidarnos de mi querido Londres, su búsqueda del Santo Grial por la capital inglesa  que comienza erróneamente en la Temple Church, que fue el epicentro de los Templarios en Gran Bretaña, o por La Abadía de Westminster y el colofón, en Escocia, la Capilla Rosslyn que si tuve el privilegio de visitar en el pasado julio y me impactó.

img_6793jpg_28334323736_o

 

 

Segundo libro, Ángeles y demonios.

“El profesor de simbología Robert Langdon, recibe una misteriosa llamada a las tantas de la madrugada y se ve envuelto en una persecución en la que tratará de evitar la destrucción de la Ciudad del Vaticano. Acompañado de la científica Vittoria Vetra, ambos deberán encontrar la guarida de los Illuminati para detener a un hombre cuyo propósito es hacer explotar la antimateria y destruir el altar principal de la Iglesia junto a todas las personas que estén a su alrededor.” Sinopsis. Fuente Wikipedia.

Comienza la ruta en la mismísima Ciudad del Vaticano, dónde podemos ver esos Museos Vaticanos tan impresionantemente bonitos, la Capilla Sixtina, en la que no está permitido hacer fotos, y en la que se reúnen en el cónclave para poder elegir nuevo Papa.

img_0150jpg_20767801504_o

Seguimos en una carrera frenética por distintos destino de Roma, la Iglesia Santa Maria del Popolo, en el centro, la Biblioteca Angélica que no es llamada así en la película #cosasdelcine sino dónde se rondaron las escenas que simulan el interior de la Biblioteca Vaticana.

Nos enseñan, también en el “ojo” del Pantheon, en busca de una tumba que de una de las pistas de la novela y en la preciosa Piazza Navona, donde encontrarán la Fuente de los Cuatro Ríos, obra de Bernini, claro.

La simulación del libro con los cuatro elementos, agua, tierra, aire y fuego se van dando a conocer a través de obras de Bernini. Y si no habéis leído el libro ni visto la película, os animo a hacerlo.

Descubrir el Castelo Sant’Angelo, no sin pasar por el Ponte Sant’Angelo, que en la novela es llamado el camino de la iluminación. Te recomiendo visitar su interior y su museo, así podrás conocer el pasaje que lleva hasta el Vaticano que aparece en la película, el Passeto di Borgo.

 

 

Tercer libro. Inferno.

“De nuevo, el famoso profesor Robert Langdon sigue un misterioso rastro de pistas ligado a la simbología oculta de la Divina Comedia, obra clásica de Dante Alighieri junto a la doctora Sienna Brooks (Felicity Jones). El Infierno de Dante le arrastrará a un mundo oscuro y tenebroso donde deberá descubrir los secretos mejor guardados de la humanidad. Entre acertijos imposibles, ciencia que pondrá a prueba los límites de la realidad, y uno de los libros con más símbolos ocultos, Langdon se encontrará frente a frente con un oponente a la altura de las circunstancias. Para salir vivo de allí y evitar que el mundo colapse, el profesor deberá llegar al fondo del asunto antes de que sea demasiado tarde.” Sinopsis.

 

¿Hay algo más mágico en Italia que la renacentista Florencia?, Algunos diréis que si, a mi es un viaje que tengo como la lista de #porfavorquierovolver ya. Esa historia de amor con final infeliz entre Dante Alighieri  y Beatrice Portinari dará sentido a toda la historia.

 

Foto de Santiago Muñoz.

Foto de Santiago Muñoz.

Comienza con una persecución por las pequeñas y céntricas calles florentinas hasta lo alto de la Torre de la Badia, un inicio nada malo.

El libro nos conduce a los Jardines del Pallazo Pitti, donde Robert y Sienna lograron escabullirse hasta encontrar el acceso secreto al Corredor Vasariano, no abierto al público #quepena, y que continúa por el Ponte Vecchio. Ya os comenté que éste puente es uno de los más bellos del mundo.

De ahí, al Palazzo Vecchio y su primer destino fue el mural de Vasari ubicado en el salón de los Quinientos para admirar La Battaglia di Marciano de Giorgio Vasari, que en algún lugar de este mural se encuentra un mensaje secreto…”cerca trova”.

Deciros que la máscara mortuoria de Dante, tiene una de las claves de este misterio así como el Baptisterio de San Juan

Más tarde, la escena salta a otra de las maravillosas ciudades italianas, Venecia #OhSolemio y directos al Campanile di San Marco y los cuatro caballos de cobre.

“Los cuatro caballos de cobre habían sido fundidos en el siglo IV por un desconocido escultor griego de la isla de Chios, donde permanecieron hasta que Teodosio II se los llevó a Constantinopla y los colocó en el hipódromo. Cuando las fuerzas venecianas saquearon la ciudad durante la Cuarta Cruzada, el dux pidió que las cuatro preciadas estatuas fueron transportadas en barco hasta Venecia… Más de medio milenio después, en 1797, Napoleón conquistó Venecia y se llevó los caballos consigo. Una vez en París, fueron colocados en lo alto del Arco del Triunfo. Finalmente en 1815, tras la derrota de Napoleón en Waterloo y su posterior destierro, los caballos fueron enviados de vuelta a Venecia”.

Menuda vuelta por el mundo se han dado los caballos

En este punto, la historia cambia de país, y nos encontramos en Estambul, la antigua Constantinopla en la actual Turquía. La Iglesia de Santa Sofía y el Palacio Sumergido son los protagonistas del desenlace de este Inferno.

Estambul

Estambul.

 

Creo que he resumido, sin contar nada “crítico” en ninguna de las historias, los escenarios de cada uno de los libros o su puesta en escena en el cine. La verdad que son rutas super interesantes para hacer, ciudades enigmáticas y mágicas, aun con mucho por descubrir. A mí personalmente me gusta más leer porque me imagino siendo la protagonista de la cada una de las obras, soy así #quelevamosahacer, llámame mitómana, si te apetece, de Dan Brown.

Guardar

Guardar

Guardar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
A %d blogueros les gusta esto: